Viaje a las entrañas de Silk Road (6/6)

Viaje a las entrañas de Silk Road (6/6)

8 junio, 2019 0 Por Alter Consciens

Con este artículo, finalizamos la serie «Viaje a las entrañas de Silk Road», donde hemos ido traduciendo los detalles sobre el proceso judicial que llevó a Ross Ulbricht a la cárcel, condenado a doble cadena perpetua por la creación de una página web.

Al contrario de lo que se haya podido difundir, Silk Road no era ningún oscuro nido de peligrosos delincuentes, sino un mercado libre, de intercambios voluntarios entre adultos (de cannabis, en su mayoría), y para muchos de nosotros, la puerta de entrada en el mundo de las criptomonedas.

Ross no se merece este calvario. Y más de 172.000 personas han firmado ya la petición para liberarlo. ¡No podemos sentarnos y quedarnos callados! Desde aquí, exigimos su inmediata liberación, y que se ponga fin a esta absurda y dañina guerra mundial contra las drogas. ¡Salud y fuerza, compañero!

Capítulos anteriores: 1 | 2 | 3 | 4 | 5

Exponiendo la corrupción

«La cadena perpetua de Ulbricht no disuadirá a otros de dar a los estadounidenses acceso a los medicamentos que desean. No “protegerá” a la sociedad. No “servirá a la justicia” en ningún sentido moral o cósmico. Simplemente desperdiciará otra vida tras las rejas y les costará a los contribuyentes no encarcelados alrededor de dos millones de dólares durante los 50 años restantes de vida útil de Ulbricht».

Henry Blodget, CEO de Business Insider.

Como predijo Dratel, Haun esperó siete semanas después del juicio de Ross antes de acusar a Force y Bridges de corrupción. Era la primera vez que alguien externo a su círculo íntimo se enteraba de la existencia de Bridges. Se divulgó aún más la mala conducta de Force, «arrojando luz sobre su capacidad para el fraude, el engaño, la falsificación, el abuso de la autoridad de su gobierno y el acceso —incluyendo la conducta depredadora y de represalia y las acusaciones falsas contra personas inocentes—, e inventando historias de tapadera complejas y escalonadas para ocultar sus fechorías». La especialidad de Bridges era la «informática forense y el software de anonimato derivado de Tor». Por lo tanto, el grupo recibió asistencia «en su infiltración y manipulación ilegal y no autorizada del sitio web de Silk Road por un agente informático forense con experiencia en el anonimato y Bitcoin».

Los agentes «participaron en una serie de transacciones complejas entre varias cuentas de Bitcoin» y recibieron «varias grandes transferencias electrónicas internacionales y nacionales hasta finales de 2013 y principios de 2014. Todos los depósitos después del 1 de octubre de 2013 se hicieron cuando Ross estaba en prisión, «suscitando la pregunta de cuál era la fuente de esos fondos».

Maestros del engaño

Quedó claro que Force y Bridges eran maestros del engaño. No sólo crearon a Green para que asumiera la culpa de su robo en Silk Road, sino que Haun reveló que habían «empapelado» la parte de la confiscación de monedas digitales de las cuentas de otra víctima, «de tal manera que Force… estaría cubierto en caso de que alguien hiciera alguna pregunta acerca de su conducta». Era un intento de darse a sí mismo «negación plausible».

«La naturaleza completa de la mala conducta de Force y Bridges aún no se ha revelado, ya que el gobierno rápidamente llegó a acuerdos de declaración de culpabilidad con ambos, resolviendo sus casos sin ninguna revelación adicional al público». Nunca se les exigió que descifraran las conversaciones encriptadas que mantuvieron con el Pirata Roberts, ni que entregaran sus ordenadores portátiles, cuentas de correo electrónico ni otra información digital que pudiera revelar la profundidad de su participación.

Como Haun admitió, «hay muchas preguntas sin respuesta». «La naturaleza completa de la mala conducta de Force y Bridges aún no ha sido revelada, ya que el gobierno rápidamente llegó a acuerdos de declaración de culpabilidad con ambos, resolviendo sus casos sin ninguna revelación adicional al público». Nunca se les exigió que descifraran las conversaciones encriptadas que mantuvieron con el Pirata Roberts, ni que entregaran sus ordenadores portátiles, cuentas de correo electrónico ni otra información digital que pudiera revelar la profundidad de su participación. Como Haun admitió, «hay muchas preguntas sin respuesta».

Las cloacas de Silk Road

Bridges intentó sin éxito minimizar el daño. Una de sus colegas del Servicio Secreto testificó ante el gran jurado sobre su caso. Ella había hecho «búsquedas FinCEN por él» para ver si algún informe «había sido publicado con su nombre». Bridges se reunió con ella antes y después de su testimonio «para asegurarse de que sus historias coincidieran». Sin embargo, Haun lo descubrió y lo usó en su contra, e incluso se casó en un intento de ocultar todo el alcance de su corrupción. Ariana Esposito fue «citada ante el gran jurado» para testificar en su contra, pero ella pidió «una semana de indulto por cuestiones de agenda… En el fin de semana intermedio, se casó con Bridges y luego invocó la inmunidad conyugal». Haun nunca descubriría lo que Esposito estaba ocultando.

Shaun Bridges
Bridges, captado por las cámaras de seguridad.

Sabiendo que su arresto era inminente, Bridges se preparó para escapar. Pidió que se le permitiera entregarse a la cárcel en lugar de ser arrestado, pero Haun se opuso y se le dio luz verde para detener a Bridges. Lo encontraron en su casa con «pasaportes,… documentos relativos a compañías offshore con sede en Belice, Mauricio y Nieves, y un chaleco antibalas». También había documentos relacionados con los «intentos de Esposito de obtener la ciudadanía en otro país… y un MacBook con el número de serie tachado».

«Dado que la gente casi nunca huye sin tener acceso a dinero en el extranjero», comentó Dratel, «los planes de Bridges y las corporaciones extranjeras nos llevan a preguntarnos si conocemos toda la serie de actividades ilegales de Bridges y Force en relación con la página de Silk Road. El gobierno claramente ha estado más interesado en suprimir tal revelación que en llegar al fondo de ella».

Policías corruptos en Silk Road

Finalmente, tanto Force como Bridges se declararon culpables y pidieron clemencia a sus jueces. Force fue sentenciado a seis años y medio, Bridges a seis años. Sin embargo, a Bridges se le acumularon dos años de condena cuando, dos años después de haber cumplido su condena, trató de mover y lavar 1.606 bitcoins robados que Haun no había encontrado.

Tomó las claves digitales que necesitaba para acceder a ellas desde el Servicio Secreto antes de su arresto. Los bitcoins habían sido robados originalmente por Force, pero Bridges los lavó a través de varias compañías de bitcoins en el extranjero y finalmente los envió a su propia cartera.

Clark Silk Road
Roger Clark.

Corrupción en Silk Road

Además de la corrupción perpetrada por Force y Bridges, un elemento más siniestro y violento estaba en juego en el caso de Silk Road, pero había escapado a la atención de Haun. Cuando arrestaron a Ross y desconectaron Silk Road, Roger Clark, que el gobierno creía que era un «asesor de alto rango» del Pirata Roberts, acababa de regresar a su casa en Tailandia.

Clark reveló que, seis meses más tarde, un «miembro deshonesto de alto rango del FBI» se puso en contacto anónimamente con él a través de Internet. El agente insistió en que le llamaran Chrysippus, en honor a un filósofo griego estoico. Le dijo a Clark que «el nombre era muy importante para él», contó Clark, «y se enfadaba cuando yo no lo usaba». Dijo que había robado una cartera de Bitcoin de las pruebas del caso de Silk Road que contenía «más de 300.000 bitcoins». Sin embargo, la billetera estaba encriptada, así que necesitaba la contraseña para obtener los fondos. Especuló que Clark o Ross tenían la contraseña, o que cada uno tenía la mitad.

Según Clark, Chrysippus tenía un «plan bien pensado a largo plazo para tener acceso» a la billetera. Le dijo a Clark que «las probabilidades eran… que Ross iba a ser sentenciado, con una pena entre cuarenta años y cadena perpetua». Chrysippus esperaría a que Ross fuera transferido del centro de detención de Nueva York a una penitenciaría donde iba a «trabajar para que la gente de dentro le diera facilidades para que pudiera comunicarse con Ross». Luego haría que Clark convenciera a Ross para que le dijera la frase que creía que tenía Ross.

Información confidencial

Clark era escéptico, así que para probar que se encontraba tan metido en la investigación como él decía, Chrysippus comenzó a soltar píldoras de información que sólo una persona de dentro sabría. Éstas culminaron a finales de octubre de 2014, cuando reveló que Force y Bridges estaban siendo investigados por corrupción y le dio a Clark «muchos detalles» sobre el «estado actual de la investigación del gran jurado sobre ellos». Sin embargo, como se dijo anteriormente, Turner mantuvo la participación de Force bajo sello fuera del juicio de Ross y ocultó por completo la existencia de Bridges. Chrysippus se frustró porque su prueba tardaba en revelarse y Clark «se burló sin piedad» de ello, lo que «lo puso furioso…». Chrysippus escribió largas diatribas, asegurando a Clark que «Force y… Bridges iban a ser arrestados cualquier… día».

Entonces, un día Crysippus hizo algo nuevo. Firmó una de sus frustradas diatribas con las iniciales «cwt», con dos guiones antes: «–cwt». Clark esperó a que estuvieran charlando en tiempo real y lo confrontó con el error. Chrysippus se puso «nervioso» e intentó cambiar de tema, pero Clark siguió «trayéndolo de vuelta». Finalmente, Chrysippus afirmó que cwt significaba «quilate, como en la unidad para medir el peso de los diamantes». Desde entonces, a pesar del orgullo que sentía por el nombre de Crysippus, insistió en que le llamaran «Diamond».

Silk Road y el Pirata Roberts

Cuando finalmente se reveló la corrupción de Force y Bridges, Chrysippus (ahora Diamond) estaba extático. «Él seguía queriendo que visitara este enlace, o ese enlace, o que leyera este artículo», publicó Clark. «Yo… le permití que me enviara algunos fragmentos de artículos y archivos del tribunal y demás, que confirmaban los detalles de lo que me había estado contando. Más tarde investigué un poco por mi cuenta y descubrí que, a pesar de su arrogancia, Chrysippus se las arregló para dejar fuera uno de los mayores errores de Force».

Como se mencionó anteriormente, Force había firmado un mensaje al Pirata Roberts —presumiblemente por costumbre— con su nombre de pila, Carl, mientras se hacía pasar por French Maid. «Se me dispararon las alarmas en la cabeza», dijo Clark. «Pude ver a Diamond, como Chryssipus, haciendo exactamente lo mismo cuando estaba tan excitado y enfadado que no lo tomé en serio. No hay duda en mi mente ahora. Chrysippus era Diamond, y también –cwt. Diamond fue sólo una respuesta rápida a la situación, e insistió en usarla exclusivamente después». Incluso con pruebas de que Chrysippus era un agente de alto nivel del FBI, Clark no confiaba en él y no iba a seguir adelante con su plan.

¿Secuestros y torturas?

«Por primera vez me preocupaba mucho que intentara obligarme a hacer lo que me pidiera, o matarme». Clark oyó hablar de «cuatro hombres que se movían por la isla, preguntando por él», así que huyó de Tailandia. Cuando le dijo a Chrysippus que había evadido a sus hombres, «se volvió loco y empezó a seguir con su plan B», dijo Clark. «Secuestraría a la hermana o a la madre de Ross, o idealmente a ambas. Conseguiría un teléfono con videollamada frente a Ross, y él le entregaría esa… frase clave, o las torturaría hasta que lo hiciera. Ya sabía de su reputación y lo conocía lo suficiente como para saber que iba en serio».

El 11 de mayo de 2015, unas semanas antes de que Ross fuera sentenciado, Clark le envió un correo electrónico a Turner mostrándole la información interna sobre Force y Bridges que Chrysippus le había dado y le pidió una reunión. Rastreó el correo electrónico y vio que Turner lo había leído, pero nunca recibió una respuesta. Clark entonces trató de localizar al propio Chrysippus, para detenerlo, pero hacia finales de mayo decidió que Chrysippus, de hecho, seguiría adelante con su plan.

Silk Road y amenazas de muerte

«Me concentré en la versión de “Convenzo a Ross de que me dé la frase”, pero aún así iba a planear los secuestros». Una vez más, Clark le envió un correo electrónico a Turner, a pesar de que Chrysippus lo había amenazado de muerte si tenía «algún tipo de trato con el sistema de justicia de Estados Unidos». De nuevo el correo electrónico fue leído, y de nuevo Turner lo ignoró. «Una vez más, Clark le envió un correo electrónico a Turner, a pesar de que Chrysippus había amenazado con quitarle la vida si tenía «algún tipo de trato con el sistema de justicia de Estados Unidos». De nuevo el correo electrónico fue leído, y de nuevo Turner lo ignoró.

Desesperado, el 27 de septiembre de 2015, Clark hizo pública toda la historia, publicando una sinopsis junto con las pruebas de los correos electrónicos que envió a Turner. «Alguien tiene que asegurarse de que no tenga éxito en secuestrar a la hermana de Ross ni a su madre», escribió Clark, «y sería muy amable de su parte asegurarse de que Ross no sufra ningún daño… tampoco».

Dratel inmediatamente escribió a Turner sobre la amenaza a la familia de Ross. Turner no confirmó ni negó la información de Clark. Con la historia pública de Clark, muchos en Internet especularon sobre la identidad del agente deshonesto del FBI. Se dieron cuenta de que, a pesar de ser el nombre de un antiguo estoico griego, Chrysippus se parece mucho al nombre moderno «Chris». También señalaron que el segundo nombre de Chris Tarbell es William, así que sus iniciales son «cwt».

Ross Ulbricht injusticia

En busca de justicia

«Estoy con Ross porque en una sociedad libre, la gente pacífica no debería estar en prisión».

Tom Woods, autor de bestsellers, historiador.

Dada la corrupción desenfrenada de Force y Bridges, el «abuso de discreción» de la jueza Forrest en el juicio de Ross y la draconiana cadena perpetua, muchos creían que la condena y la sentencia de Ross no serían confirmadas por los tribunales superiores. Muchos otros casos en los que Bridges sólo estaba involucrado de manera periférica, en comparación con los de Ross, estaban siendo descartados. Como Haun dijo, «el número de casos que… Bridges contaminó, no sólo los casos criminales existentes, sino también las investigaciones en todo el país que su conducta ha llevado a tener que cerrar, es realmente asombroso». Incluso otro acusado de Silk Road, considerado el mayor vendedor de metanfetamina en la web, tuvo su sentencia reducida de seis a tres años debido a la corrupción de Bridges.

Dratel apeló a un panel del Segundo Circuito compuesto por los jueces Jon Newman, Gerard Lynch y Christopher Droney. Argumentó que Ross «no era el temido Pirata Roberts», que «los investigadores del gobierno y las personas directamente involucradas con el sitio concluyeron que había múltiples Piratas Roberts a lo largo del curso de la existencia de Silk Road, y que el Pirata Roberts incriminó a Ross».

Negación de un juicio justo

Les dijo que la jueza Forrest había bloqueado las pruebas de que Force (y Bridges, que Turner escondió hasta después del juicio) se había infiltrado en «las operaciones internas del sitio web de Silk Road y en las plataformas financieras y de comunicaciones». Les contó cómo la jueza Forrest había suprimido la participación de Karpeles; la declaración de Jones que demostraba que «con el paso del tiempo hubo más de un Pirata Roberts»; y el testimonio experto de Bellovin y Antonopoulos. Dratel argumentó que los fallos de la jueza Forrest «destriparon la defensa de Ross y le negaron un juicio justo» y les pidió que corrigieran este error. También volvió a plantear las cuestiones de la Cuarta Enmienda que la jueza Forrest había negado en relación con las escuchas telefónicas y las órdenes de arresto excesivamente amplias y desafió la sentencia de por vida de Ross.

Juez Gerard Lynch.

A pesar de todo esto, los jueces del Segundo Circuito rechazaron la apelación de Ross en su totalidad.

Reducción de daños

El juez Lynch escribió la opinión. Aceptó la falsa excusa de Turner de que había que mantener en secreto a Force y Bridges, afirmando que «no había necesidad de revelar nada» y que mantener «sellada» la investigación de Force no «daba lugar a ninguna injusticia». El juez Lynch defendió a la jueza Forrest, diciendo que forzar el juicio de Ross en lugar de esperar siete semanas para que Force y Bridges fueran acusados «no era irracional ni arbitrario».

El juez Lynch reconoció la defensa de Ross de que “Silk Road redujo los daños asociados con el tráfico de drogas de varias maneras». Por ejemplo, que el tráfico de drogas a través de Internet redujo la violencia asociada con las transacciones en mano y el estigma social del consumo de drogas. Además, el sistema de clasificación de proveedores de Silk Road aseguraba que los clientes tuvieran acceso a medicamentos de mejor calidad y a más información sobre las sustancias que estaban comprando».

Continuó diciendo que «la gente razonable puede estar y está en desacuerdo sobre la utilidad social de las sentencias duras para la distribución… o… su venta y uso en absoluto». Es muy posible que, en algún momento futuro, lleguemos a considerar estas políticas como errores trágicos.

Además, deberíamos adoptar métodos menos punitivos y más eficaces para reducir la incidencia y los costes del consumo de drogas. Sin embargo, a estas alturas de nuestra historia, los representantes del pueblo elegidos democráticamente han optado por una política de prohibición, respaldada por severos castigos.

Esa política resulta en el encarcelamiento rutinario de muchos traficantes por largos períodos de tiempo». Al igual que a la jueza Forrest, las creencias políticas que ella atribuyó a Ross preocuparon al juez Lynch. «Ulbricht cree que el uso de drogas debe ser legalizado», escribió. «Parecía cuestionar la legitimidad de las leyes que violaba», lo que fue suficiente para darle a la jueza Forrest el «poder de condenar a un joven a morir en prisión».

Muerte en vida

Ross está haciendo justamente eso: cumplir lo que la ACLU ha llamado «una sentencia de muerte en vida». Está confinado en una prisión federal de máxima seguridad en Florence (Colorado). Allí vive con la realidad de un ambiente violento y hostil todos los días.

Ross, representado por Kannon Shanmugam de Williams y Connolly LLP, solicitó al Tribunal Supremo que dictaminara sobre violaciones constitucionales en la investigación y en la sentencia. La petición recibió el apoyo de 21 grupos de ambos lados del espectro político. Argumentó que el gobierno no debería ser capaz de recopilar nuestra información sobre el tráfico de Internet sin una orden judicial. Asimismo, defendía que un juez no puede sentenciar a alguien basándose en delitos por los que no le había condenado un jurado.

La petición fue denegada sin comentarios el 28 de junio de 2018, finalizando la condena y la cadena perpetua de Ross. El 20 de julio de 2018, el Distrito de Maryland desestimó «con prejuicio» la acusación de violencia planeada. Estos cargos nunca podrán volver a presentarse.

Incluso frente a su excesiva condena, Ross se aferra a la esperanza de reunirse con su familia. El joven sueña con un futuro en el que pueda utilizar su educación, conocimientos y habilidades para contribuir a su comunidad y a la sociedad en su conjunto.

Ross Ulbricht en prisión.
Ross Ulbricht.

De la familia Ulbricht: Ross fue utilizado indebidamente por el sistema de justicia de Estados Unidos. Fue utilizado por aquellos que juraron actuar con honor, integridad y apoyo a la Constitución. En cambio, ganaron su trofeo a expensas de la vida de un joven. Esto no puede seguir así. Ahora Ross necesita clemencia por parte del Presidente. ¡Por favor, ayúdanos a liberar a Ross!

Firma aquí la petición de clemencia para Ross.

¿Te ha parecido útil esta entrada?

¡Haz clic en las estrellas para puntuarla!

Nadie ha votado aún. ¡Sé el primero en hacerlo!

Si te pareció útil la entrada...

¡Síguenos en las redes sociales!

¡Sentimos que el artículo no te resultara útil!

¡Permítenos mejorarla!