Trevor Jones: «Blockchain revolucionará el mundo del arte»

Trevor Jones: «Blockchain revolucionará el mundo del arte»

16 febrero, 2019 0 Por Liber Zifrorum

Trevor Jones nació y creció en Canadá, pero reside en Escocia desde el año 1998. Allí, empezó a estudiar Bellas Artes con 32 años, y desde entonces disfruta explorando cómo usar las nuevas tecnologías para involucrar activamente al espectador en sus obras pictóricas. Trevor, que también forma parte del grupo de criptoartistas que compartimos en Telegram, accedió amablemente a concedernos la siguiente entrevista, donde nos habla sobre el arte, las criptomonedas o la tecnología blockchain, y nos cuenta cómo hackeó las obras expuestas en las viejas galerías escocesas donde año tras año rechazaban su trabajo. Esperamos que no le moleste que nosotros hayamos hackeado también su obra en la fotografía superior, convirtiéndole, aunque sea de manera virtual, en el nuevo jefe del gobierno de los Estados Unidos. ¡A sus órdenes, señor presidente!

Trevor Jones.

Tus primeras obras de criptoarte eran pinturas que mostraban códigos QR, algo que el público no acababa de entender. ¿No fue algo frustrante aquella experiencia?

En realidad, mis códigos QR de 2012 no estaban relacionados con crypto, aunque fueron mi primera incursión en el mundo del arte y la colaboración tecnológica, pero sí, la mayoría de los otros artistas y compradores de arte definitivamente no los entendieron en absoluto. Pasé mucho tiempo investigando y desarrollando la idea, y luego aprendí a crear y pintar códigos QR grandes de estilo impasto (empaste) que se podían escanear con un teléfono inteligente y un lector de códigos de barras. Pasé aproximadamente un año con un pincel en una mano y mi teléfono inteligente en la otra. Las pinturas estaban vinculadas a un sitio web a medida, que era, entre otras cosas, una plataforma en línea abierta a cualquier artista del mundo para cargar imágenes de su propio trabajo y detalles de contacto.

En esencia, mis pinturas de código QR se convirtieron en una ventana a una dimensión de arte digital que podía conectar a los artistas con los compradores. En 2012 esto era absolutamente revolucionario. Pensé que era condenadamente brillante, pero desafortunadamente el mundo del arte simplemente no lo entendió. Perdí muchos compradores y clientes anteriores debido a mi nueva orientación, pero no iba a renunciar a mi interés por la pintura y la tecnología. El año siguiente descubrí la realidad aumentada y no he vuelto la mirada atrás desde entonces. Sin embargo, mi incursión en el arte y la tecnología ha constituido una ardua batalla desde el principio y en realidad sólo han sido la comunidad tecnológica y ahora la criptográfica las que realmente han aceptado mi trabajo. Las instituciones artísticas, los organismos financiados por el gobierno, las sociedades de arte, las galerías nacionales y comerciales, etc. pueden ser bestias bastante conservadoras, lo creáis o no, y creo que también se ven obstaculizadas por su miedo a la tecnología, un enfoque creciente en las políticas de identidad y una naturaleza nepotista. No es una buena combinación.

Trevor se inició en la mezcla de arte y tecnología con pituras de códigos QR.

Cuéntanos cómo transformaste muchos de los retratos históricos de la Galería Nacional de Retratos en figuras de élite de la comunidad crypto. ¿Cuál fue la reacción?

Había estado investigando el espacio crypto el año anterior mientras trabajaba en mi exposición «Crypto Disruption: The Art of Blockchain» y, al hacerlo, me di cuenta de que aparecían constantemente numerosos nombres en artículos y redes sociales criptográficas. Decidí seguirlos en Twitter y, en el proceso, descubrí bastante rápido que muchas de estas personas eran admiradas e incluso glorificadas, o algunas veces vilipendiadas, por la comunidad crypto. Creo que muchas de estas personas pasarán a la historia como los líderes valientes, «exploradores» y emprendedores del siglo XXI, por lo que quise ser el primer artista en «encarnar» a estas personas con tecnología en un entorno artístico clásico. La Galería Nacional de Retratos de Escocia parecía el encaje perfecto.

Decidí aumentar veintiocho de los retratos escoceses de la Galería Nacional: los reyes y reinas, filósofos, científicos y artistas, y transformarlos en parte de la «realeza» de la comunidad crypto. Cualquier persona con mi aplicación CreativMuse puede visitar la galería y escanear las pinturas para obtener un curso intensivo sobre criptomonedas. Adam Duncan, el primer vizconde Duncan, ahora es Charles Hoskinson. Alexander Gordon, el cuarto duque de Gordon, se transforma en Charlie Lee. Jane Maxwell, la duquesa de Gordon, se convierte en Jill Carlson, y James Graham, el primer marqués de Montrose, se transforma en John McAfee.

También aumentaste en 2014 la 188ª exposición abierta de la Real Academia Escocesa, convirtiéndola en una muestra de Trevor Jones en solitario, y en 2015 transformaste algunas de las obras maestras de la Galería Nacional en tus propias pinturas. Es una forma muy original de hackear el viejo mundo del arte y convertirlo en algo nuevo…

¡Exactamente! Y ahora soy el único artista vivo con una exposición «en marcha» en la opulenta y prestigiosa Galería Nacional Escocesa. Es todo un «honor» y al mismo tiempo disfruto de la maliciosa anarquía de todo esto. Es levantarle el dedo al establishment del arte y, teniendo en cuenta que mis obras de arte inspiradas en la tecnología habían sido rechazadas cada año en la exposición abierta de la Real Academia Escocesa, ésta era otra forma de «clavárselas» y hacer saber a los dinosaurios que no pueden detener el progreso. Puedo convertir toda la Galería Nacional o la Real Academia Escocesa en una exposición individual de Trevor Jones en cualquier momento que me apetezca y no hay nada que puedan hacer al respecto. Estas dos estratagemas recibieron atención de los medios de comunicación nacionales y, sin embargo, nadie de las Galerías Nacionales contactó conmigo para preguntarme cómo lo había hecho o incluso para que eliminara la tecnología de realidad aumentada. Me pareció extraño y un poco divertido.

Trevor Jones hackeó la Galería Nacional de Retratos cambiando a la realeza escocesa por los personajes más célebres del ecosistema crypto.

¿Qué representa para ti el ecosistema blockchain? ¿Cómo puede ayudar el arte en su desarrollo?

El ecosistema blockchain para mí es, en parte, un sistema de pago rápido, fácil y seguro para mi obra de arte. Por ejemplo, recientemente vendí una gran cantidad de mis impresiones de edición limitada a un coleccionista de arte en Francia. La mitad del pago se realizó mediante transferencia bancaria. Los fondos tardaron tres días en llegar a mi cuenta, además de pagar unas tarifas bancarias exorbitantes. Los pagos en crypto recibidos por mi trabajo llegan en cuestión de minutos y con un coste extra absolutamente mínimo. Últimamente también he estado buscando oportunidades para tokenizar mi trabajo, así como la autenticación y la procedencia de obras de arte a través de blockchain, pero todavía no me he comprometido con nada, aunque sé que muchos artistas y galerías estarán interesados ​​en esto en algún momento futuro.

Existe un enorme mercado de arte global de miles de millones de dólares, desde obras maestras de valor incalculable hasta artistas jóvenes que comienzan intentando vender una obra por 100 $, y luego todo lo demás entre medias. Creo que dentro de diez o quince años, el ecosistema blockchain establecerá las rutas clave de cómo los compradores se conectarán con el arte y los artistas y de cómo se llevarán a cabo las transacciones y las ventas.

¿Cuál predices que será el futuro de blockchain, las criptomonedas y el criptoarte y cuáles crees que son las dificultades a las que se enfrentará?

Bueno, como ya he mencionado, creo que blockchain revolucionará el mercado del arte. Las galerías de arte comerciales deberán subirse a bordo o volverse obsoletas, pues cada vez más compradores preferirán comprar arte con criptomonedas. Las galerías comerciales que abracen la innovación prosperarán y también creo que las galerías exitosas buscarán a los criptoartistas con más talento y más consolidados de todo el mundo para mostrar su trabajo.

Al mismo tiempo, creo que las universidades de arte necesitarán educar a sus estudiantes sobre las oportunidades que presenta crypto y el valor de formar parte del ecosistema blockchain. Desafortunadamente, creo que esto no sucederá durante al menos una década y, como de costumbre, estarán en la retaguardia. Sin embargo, estoy seguro de que finalmente la mayoría de los artistas capacitados participarán de alguna manera, tanto si la tecnología y el impacto de blockchain en la sociedad constituyen la inspiración para su trabajo como si simplemente supone un medio de transacción financiera.

Una de las dificultades que veo es que, como mencionaba, el mundo del arte en general es tecnofóbico, nepotista, a menudo resistente a las nuevas ideas y actualmente saturado de políticas de identidad. Tengo la intensa sensación de que el arte «importante» de hoy será ridiculizado en un futuro no muy lejano, al igual que el período rococó fue parodiado de infame por ser el arte de los ricos para los ricos. La mayoría del arte promovido hoy por el establishment no es en absoluto representativo de la mayoría, de la sociedad o del progreso. Blockchain y el criptoarte pueden ayudar a iniciar una nueva era, pero va a llevar tiempo, tal vez mucho tiempo. Aunque no me parece mal. No voy a irme a ninguna parte.

«The Ecstasy»
Óleo y cera microcristalina sobre lienzo
120 x 90 cm

¿Qué técnicas utilizas y cuáles son tus influencias?

¡Ésa es una pregunta difícil! Supongo que simplemente diría que soy un pintor tradicional (principalmente pinto al óleo o acrílico sobre lienzo) pero también me fascina cómo se pueden emplear las nuevas tecnologías en mi trabajo para involucrar más activamente al espectador. Me entusiasman las oportunidades de combinar lo tradicional con lo más avanzado. Así que, junto con la creación de mis pinturas, también produzco videos, uso software de transformación, animación 3D, incorporo la realidad aumentada y las etiquetas NFC y continúo observando los nuevos tipos de tecnología que puedo adecuar a mi trabajo.

Dicho todo esto, la pintura, ante todo, debe ser de destreza y calidad. Me preocupa la importancia y el valor de la composición, el color, la textura y otros elementos formales de una pintura. Pasé cinco años estudiando Historia del arte en la Universidad de Edimburgo y me siento inspirado y sobrecogido por los grandes maestros. Estoy fascinado no sólo por su temática, que refleja la sociedad y el tiempo en que vivieron, sino también por cómo utilizaron la pintura. Puedo tirarme años cerca de una obra tratando de averiguar cómo se aplicó la pintura, explorando sus capas y la combinación de colores y tonos. El listón lo han situado tan alto los artistas a lo largo de los siglos que enumeraré sólo algunos de los que nunca me canso de mirar: Caravaggio, Courbet, Cézanne, Picasso, Dalí, Lucian Freud y dos pintores escoceses, Joan Eardley y John Bellany. También disfruto descubriendo pintores contemporáneos de talento y, de nuevo, hay muchísimos. Hay algunos pintores figurativos absolutamente brillantes en este momento que vienen de Sudáfrica y China.

Será realmente interesante ver cómo las galerías comerciales responden a estos nuevos métodos, como PeerArt, para que un artista se represente a sí mismo y a su propio trabajo. Creo que va a ser un gran shock para muchos de los propietarios de galerías y les va a asestar un duro golpe antes de que realmente se hagan una idea de lo que ha sucedido. Siempre es bueno ir por delante en el juego.

¿Cuál es el significado de tu obra? ¿Qué ideas principales pretendes comunicar a través de tus piezas?

Mi temática ha cambiado casi cada año desde la graduación; sin embargo, la única línea que se puede dibujar en todo mi trabajo desde el principio es mi gran interés en explorar nuevas formas para que una imagen u obra de arte atraiga al espectador. En los últimos siete años, en particular, se ha centrado en cómo se puede incorporar la tecnología para contar de forma más activa e interactiva, contar «la historia» de la obra de arte, o generalmente de la serie de pinturas. Por ejemplo, en 2014 creé una serie de trabajos inspirados en el jardín botánico de Edimburgo. Al mismo tiempo, trabajé con un cineasta para crear cortometrajes en el jardín que produjeran una sensación bastante oscura y siniestra. No voy a entrar en todos los detalles, pero estos cortometrajes estaban vinculados a través de realidad aumentada a mi arte. Me intrigaba la idea de que cuando alguien viera estas pinturas, reconociera las obras coloridas y tradicionales, inspiradas en el hermoso jardín botánico, pero si escaneaban las pinturas con su teléfono inteligente y mi aplicación, ¡se adentraban en algo completamente diferente! Y lo más importante es que cada vez que estuvieran en presencia de uno de estos cuadros nuevamente, incluso si no activaban las características de realidad aumentada, sabrían que había algo, algo siniestro al respecto. La conexión entre la pintura y el contenido digital siempre estará en su mente a través de la memoria de su experiencia inicial con la obra de arte.

Un recorrido por algunas de las obras más emblemáticas del criptoartista Trevor Jones.

¿Ha afectado el mercado bajista a tu trabajo?

Bueno, teniendo en cuenta que no comencé a cobrar por mis obras de arte en criptomonedas hasta que pasaron aproximadamente ocho meses en el mercado bajista, no, en absoluto. Para ser honesto, es realmente alentador pensar que éste ha sido uno de mis años más exitosos financieramente como artista a tiempo completo, mientras que al mismo tiempo mi mercado clave se ha visto afectado por un invierno tan largo y terrible. Así que, por ahora, mientras se desarrolla el mercado bajista, realmente veo esto como una oportunidad para continuar aprendiendo sobre criptomonedas y economía blockchain, para consolidarme como uno de los artistas más reconocidos del sector y para ser paciente, ¡y esperar hasta que el toro (mercado alcista) deje inconsciente a ese maldito oso (mercado bajista)!

¿Qué relación mantienes con otros criptoartistas?

Hay muchas personas creativas que producen un criptoarte realmente genial con las que he conectado (en Twitter), y he podido conocerlos a ellos y a su obra, incluyendo @btcArtGallery, @NanuBerks, @Krypticrooks, @CryptoBrekkie, @josiebellini, @kspr4y, @CryptoArte y muchos más. Pero aunque parezca que hay muchos criptoartistas, todavía es una comunidad bastante pequeña, aunque muy servicial y activa, lo cual resulta emocionante. ¡Los pioneros de un nuevo tipo de arte!

Una historia divertida: la semana después de mi exposición de octubre, «Crypto Disruption», volé a París con mi esposa para disfrutar de un merecido descanso. Tuiteé diciendo que estábamos unos días fuera visitando París y uno de los artistas que había estado siguiendo en Twitter, @pascalboyart, respondió y dijo que deberíamos reunirnos para tomar una copa. Terminamos saliendo y tomando unas cuantas copas más, y pasamos una noche brillante conociendo a Pascal, conversando sobre nuestro trabajo, crypto, planes futuros, etc. ¡Definitivamente un tipo genial que nunca habría conocido si no fuera por el arte, las criptomonedas y Twitter!

«Donald Trump»
Óleo y basura sobre lienzo
90 x 90 cm

¿En qué proyectos trabajas actualmente?

¡Oh, estoy realmente entusiasmado con mi nueva obra! Estoy empezando una serie de pinturas, cada una centrada en una empresa o proyecto de criptomonedas en particular. Hay un par de cosas nuevas que estoy haciendo, sin embargo, en la primera las pinturas están inspiradas en Picasso y en el primer período cubista de 1909 a 1914. Dicen que Picasso dijo «los buenos artistas copian, los grandes artistas roban», y él era un maestro robando las ideas de otros. Así pues, literalmente, estoy robando algunas de las obras cubistas más famosas de Picasso, deconstruyéndolas y luego reconstruyéndolas como pinturas con temática crypto con símbolos adicionales y relevantes incluidos en cada pieza. La serie contará con Bitcoin, Ethereum, EOS, Monero, Tron, Binance, IOTA y muchos más.

Junto con los vídeos de realidad aumentada que voy a producir, cada clip comenzará con una animación en 3D súper genial, la primera vez que lo hago. También incrustaré etiquetas NFC en cada trabajo para que los espectadores puedan situar su teléfono junto a varias partes de la pintura para activar más contenido digital.

Mi objetivo es tener alrededor de veinte pinturas «cubistas» de realidad aumentada con temática crypto terminadas a principios de 2020. La primera pintura que he terminado es EOS y se vendió inmediatamente después de publicarla en Twitter, ¡lo cual fue realmente emocionante y alentador! Espero con mucho interés el 2019/20, tanto con respecto a mi pintura como a las criptomonedas y la blockchain en general. ¡El mercado alcista volverá!

Trevor Jones. Fotografía de Nivine Keating.