¿Qué son las dApps o aplicaciones descentralizadas?

¿Qué son las dApps o aplicaciones descentralizadas?

11 abril, 2018 0 Por Alter Consciens

¿Qué son las dApps o aplicaciones descentralizadas? En el presente se han desarrollado exitosamente distintas plataformas en la cadena de bloques. Con el nacimiento de Bitcoin se abrió el camino para el nacimiento de muchas aplicaciones y criptomonedas descentralizadas.

Durante los últimos años, muchas aplicaciones han adoptado el modelo de negocio y las características de Bitcoin. Entre ellas, podemos encontrar a Ethereum, LitecoinMonero. Éstas son sólo algunas de estas aplicaciones descentralizadas, las cuales cumplen con las siguientes características:

  • Algunas usan su propia blockchain.
  • Otras usan blockchains ya existentes (y emiten su propio token).
  • Algunas operan por encima de la blockchain (y emiten su propio token).

Definición de una dApp

Para empezar, una dApp (aplicación descentralizada) no es más que una aplicación cuyo back-end se mantiene en ejecución dentro de una blockchain, como Ethereum o Neo. Además, éstas son muy similares a las Apps: su principal diferencia es que trabajan bajo un sistema descentralizado.

Las dApps han existido desde el nacimiento de las redes P2P. Además, estos tipos de software están diseñados para trabajar en Internet de tal manera que permanezcan en múltiples ordenadores y no en uno solo. De esta forma, se garantiza la descentralización.

Manteniendo este orden de ideas, se puede decir que, para considerarse una dApp, ésta tiene que cumplir los siguientes parámetros:

  1. La aplicación debe ser totalmente open source (de código abierto) y operar totalmente sin una entidad que controle sus tokens.
  2. Además, la aplicación debe contar con un token criptográfico (Bitcoin, Ethereum o un token propio de la aplicación). Éste resulta necesario para el acceso a la aplicación y todas las contribuciones se realizarán con este token.
  3. Asimismo, deberá generar tokens mediante algún algoritmo estándar.

Clasificación de las dApps

Las dApps actualmente se dividen en tres tipos:

  1. dApps tipo I: utilizan su propia blockchain.
  2. Aplicaciones descentralizadas de tipo II: utilizan los protocolos de una dApp tipo I.
  3. dApps tipo III: utilizan los protocolos de una dApp tipo II.

Diferencia entre una App y una dApp.

La principal diferencia que se puede encontrar es que las dApps son descentralizadas. Aparte de eso, existen otras diferencias:

  • Pago por uso. A diferencia de las Apps, que algunas son gratuitas y otras de pago, a las dApps se les paga una pequeña comisión cada vez que se interactúa con ellas. De esta forma, se financia el mantenimiento y el servicio de los nodos y las personas que lo manejan.
  • Duración. Los creadores de las Apps tienen la potestad de dar de baja sus aplicaciones cuando ellos lo crean conveniente. Sin embargo, en las dApps eso es imposible. Y es que, al funcionar en una blockchain, la dApp se encuentra distribuida entre los nodos, lo cual impide su eliminación.
  • Sinergias (cooperación). Las dApps que se encuentran en la blockchain se pueden usar e interactuar con ellas, incluso se pueden integrar de manera sencilla con otras dApps.
  • Velocidad. Aquí es donde encontramos el punto negativo de las dApps. Al estar distribuida entre múltiples nodos, se puede ralentizar su procesamiento en la red. Si se encuentra en una blockchain muy concurrida, como Ethereum, se puede limitar el número de interacciones dentro de ella.
  • Censura. Es prácticamente imposible censurar una dApp. Al estar alojada y distribuida en una blockchain, para poder censurarla se tienen que hackear todos los nodos en los que se encuentra.

En conclusión, las dApps constituyen aplicaciones muy interesantes, al ejecutarse en la cadena de bloques. Sin duda, darán mucho que hablar en el futuro de esta tecnología.