Nino Arteiro, criptoartista: «La privacidad será cada vez más valiosa»

Nino Arteiro, criptoartista: «La privacidad será cada vez más valiosa»

11 enero, 2019 0 Por Liber Zifrorum

En esta entrevista con el artista anónimo Nino Arteiro, autor del manifiesto criptoartista, el creador brasileño afirma que Bitcoin nos trajo blockchain, una tecnología con multitud de utilidades que transformará la sociedad. Además, gracias a ésta, las obras de arte ya poseen identidad genética, por lo que la línea entre arte y tecnología resulta cada vez más fina. El artista expresa, a través del manifiesto, cómo la cadena de bloques ya está transformando el mundo del arte, eliminando intermediarios y permitiendo a los artistas universalizarse.

Nino trabaja en el mundo del arte desde hace más de diez años como multi-artista autodidacta (además de artista plástico, también realiza trabajos con poesía, audiovisual, fotografía, performance y música electrónica), intentando desarrollar sus técnicas de la forma más libre e independiente posible. Como artista plástico, recibe influencias estéticas y técnicas de Pollock, Aelita, Basquiat, Lygia Clark, Yoko Ono, Duchamp, Miró, el arte de los niños, arte prehistórico, escrituras antiguas y orientales, arte de calle y marginal, así como arte psicodélico, mediúmnico y digital.

El artista brasileño genera creaciones visuales en Paintbrush, pantalla, papel, madera y materiales hallados en la calle. Imágenes abstractas no convencionales que albergan gran riqueza de detalles y de información, dirigiendo la mirada más allá de la trivialidad y de los cánones de belleza establecidos. Así, su obra también incluye imágenes simples, muchas veces con un tosco intencional, ¡porque el tosco también es bello! Y en el arte, a veces, ¡la belleza mayor está en el mensaje!

Nino define Bitcoin como «un ratón de desagüe ingobernable del mundo del dinero», en referencia a la aversión que la primera criptomoneda causa en muchas personas, principalmente del sistema financiero tradicional. Arteiro cree importante propagar las ideas de este nuevo sistema financiero que tenemos el papel de construir. Este nuevo sistema de producción y de distribución de arte fortalece la autonomía de los artistas y divide el dinero de forma más justa.

Además, el manifiesto queda abierto a quien quiera aportar, y nos hace una serie de preguntas a modo de reflexión para enriquecerlo. Si te animas a responderlas, sólo tienes que decirlo, o escribirlo, pues él cree en la construcción colectiva de las cosas, y apostilla: «creemos que ese manifiesto no es inmutable, creemos que puede ser modificado con el tiempo, pues nosotros también cambiamos».

Al mismo tiempo, estamos fomentando la creación de un grupo de criptoartistas para conocerse, debatir ideas, crear y crecer juntos. Los artistas tienen que practicar la humildad y ayudarse, para no caer en las trampas del ego, que siempre tienden a sentimientos de envidia y vanidad. En el grupo de Telegram encontrarás un lugar donde dejar tus improntas y reflexiones, compartir parte de tu obra o la totalidad e intercambiar noticias sobre cultura descentralizada.

¿Cómo y cuándo, o en qué circunstancias, se te ocurren las ideas de a) crear este manifiesto, y b) dejarlo abierto a la posibilidad de que todos puedan aportar y colaborar en su definición final?

Hace unos meses, sentí la necesidad de reunir un conjunto de información sobre en qué etapa se encontraba el criptoarte y comunicar esa información a los artistas y las personas comunes. Un manifiesto es una declaración pública: trae la visión de mundo de quien escribe y puede convocar a una comunidad para ciertas acciones. Esto es lo que hice, he intentado hacer público en el manifiesto criptoartista un conjunto de informaciones sobre el mundo actual del criptoarte y también previsiones sobre cómo se desarrollará y cómo los criptoartistas pueden actuar para mantener una de las grandes dádivas que la blockchain nos trajo: la autonomía. Sin querer, por supuesto, con esas predicciones, ser el dueño de la verdad. Sólo quise plasmar mi forma de ver el criptoarte actual y cómo podría desarrollarse en el futuro.

A partir de ese manifiesto, que refleja sólo mi visión del mundo, me imaginé que sería mucho más constructivo para la reflexión y la producción de conocimiento tener una diversidad mayor de ideas, más personas pensando, reflexionando sobre criptoarte y su desarrollo. Creo que sería importante reunir a los criptoartistas de todo el mundo, de todos los continentes, de todos los géneros y colores, para crear un manifiesto criptoartista más amplio y diversificado, con cada criptoartista contribuyendo un poco con su visión del mundo. Tal vez un paso inicial para este proceso de discusión, reflexión y construcción de un manifiesto criptoartista global fue la creación de un grupo de criptoartistas en Telegram (CRYPTOARTISTS). Sería muy interesante y creativo si pudiéramos crear un manifiesto de este tipo usando sólo Internet, sin necesidad de reuniones presenciales. Es un gran desafío.

¿Qué objetivos se persiguen con la creación de este manifiesto?

Mi objetivo es traer información a artistas y a la población en general sobre el impacto de la blockchain y la criptografía en el mundo del arte. Traer informaciones sobre esta nueva área del arte que está surgiendo, que es el criptoarte, y generar reflexiones y aprendizajes. Este manifiesto también es una forma de animar a artistas a usar la tecnología de forma creativa, divertida y autónoma para expresarse de una manera nunca vista antes. Además, este manifiesto supone un intento de alertar a la gente sobre los peligros que encontraremos en esta nueva etapa. Se necesitará mucho cuidado para no caer en las trampas de la codicia y el deslumbramiento.

¿Por dónde podrían ir encaminados los siguientes pasos de los artistas que apoyen el manifiesto?

Creo que artistas que apoyan el manifiesto podrían iniciar estudios sobre criptoarte, criptografía, blockchain, criptomonedas, programación. Podrían contribuir con sus estudios y reflexiones escribiendo artículos en plataformas colaborativas de medios especializados en blockchain y criptomonedas. Podrían contribuir creando obras de criptoarte que eduquen a la población sobre esas nuevas tecnologías, buscando mostrar el gran poder que ellas dan a la población en relación a la autonomía y privacidad y, por otro lado, mostrando también cómo las instituciones financieras y los gobiernos esclavizan a la población a través de complejos sistemas de control. Creo que los artistas deben ser humildes y dejar la vanidad a un lado. En el mundo del arte, existe una guerra de egos, y muchos artistas compiten para ver qué arte es el más grandioso. ¡Todo el arte es importante! Creo que los y las artistas deben ir por otro camino. El camino de la cooperación, la ayuda mutua, para mí es la mejor opción, además de creer que es más eficiente. Los criptoartistas podrían unirse y, por ejemplo, realizar exposiciones colectivas e incluso realizar creaciones artísticas en conjunto, en las que cada artista contribuirá con una parte de la obra de arte. Esto ya se puede hacer utilizando sólo Internet y la blockchain, no necesita ni que se produzca encuentro presencial. Además, los criptoartistas podrían crear grupos de estudio virtuales y presenciales como una forma de estar siempre estudiando y reflexionando sobre sus procesos de creación artística. Hay que ser artistas filósofos. Hay que ser artistas científicos. Es necesario ser artistas educadores. Es necesario ser artistas que viven el arte de forma verdadera y que crean más allá del lucro.

¿Cómo ves el panorama de aquí a diez años respecto a la tecnología blockchain y la adopción crypto a nivel global?

Bueno, si no aparece una gran falla en la blockchain que aún no ha sido verificada y si la computación cuántica no destruye la seguridad de la criptografía, creo que la tecnología blockchain y las criptomonedas estarán cada vez más presentes en la vida de las personas. Como todo en el universo pasa, el dinero de papel pasará también y perderá su hegemonía, pudiendo ser solamente otra moneda entre muchas o incluso no tener ningún valor. Además del uso de blockchain como un sistema financiero, también tendrá muchos otros usos en diversas áreas de la sociedad, como ya estamos viendo en varios proyectos alrededor del mundo.

Un proyecto que veo como algo grandioso y con bastante potencial para mejorar la vida de las personas es el proyecto Lition en Alemania. Este proyecto ya está en funcionamiento y utiliza la blockchain de Ethereum para comercializar energía eléctrica sin la utilización de un intermediario. Tal vez, un día, cualquier persona podrá comprar energía directamente de esa forma descentralizada, tal vez incluso de minúsculas haciendas solares montadas por personas amateur en un barrio cercano. Siendo así, las personas podrán producir energía eléctrica a través de paneles solares en sus casas y comercializar o intercambiar, a través de blockchain, la energía que sobra con otras personas del barrio, sin la intermediación de una empresa, como ocurre hoy en día. ¡Guau! ¡Eso es genial y muy poderoso! La energía es uno de los factores que más causan la guerra, el sufrimiento humano y la destrucción de la naturaleza. Si conseguimos producir energía limpia y aún posibilitar la autonomía energética para las personas o al menos precios más justos, será un gran avance para la humanidad.

En cuanto a la adopción de criptografía por la población como una forma de mantener la privacidad y la seguridad de sus datos, me imagino que este uso también aumentará. Creo que la privacidad será considerada cada vez más valiosa por las personas. Con las denuncias de Snowden, el mundo estaba seguro de lo que todos ya imaginaban: que la vigilancia está ahí y siempre ha estado. La guerra cibernética sólo está al principio. Yo veo que la mayoría de la población no tiene conocimiento alguno sobre los virus. Si las personas de a pie tuvieran conocimiento de cómo un virus (malware) actúa en un ordenador, estoy seguro de que se asustarían con los peligros que corren. Por ejemplo, si la persona descarga por Internet un programa infectado y lo instala, un malware será instalado también y el creador de ese malware tendrá total acceso al ordenador de la persona y podrá robar todos sus datos, además de poder visualizar a la persona a través de la webcam y escuchar todo el sonido que se produzca alrededor del micrófono de la computadora. ¿No es aterrador? Y, en relación con las criptomonedas, si usted guarda su clave privada en su computadora, correrá el riesgo de perder todos sus fondos. Por eso, es de fundamental importancia educar a la población sobre cómo protegerse en Internet usando medidas de seguridad y encriptación. El arte puede ser una excelente herramienta para la educación de las personas en ese aprendizaje contra la vigilancia de gobiernos, empresas y hackers maliciosos.

Manifiesto criptoartista

Nino Arteiro

(traducido al castellano desde su versión original en portugués)

Una versión puramente persona a persona del dinero electrónico permitiría que los pagos en línea fueran enviados directamente de una parte a otra sin pasar por una institución financiera… Así comienza, hace diez años, el nacimiento del ratón de alcantarilla ingobernable del mundo del dinero, el Bitcoin. Junto a él viene la tecnología de mil y una utilidades, la blockchain, cambiando el curso normal de diversos sectores de la sociedad.

En el mundo del arte, estamos viviendo grandes transformaciones que suceden en este preciso momento. ¿Cómo? ¿Códigos creando arte? ¿A dónde vamos a ir a parar? ¡Ahora, las obras de arte poseen hasta ADN! La frontera entre el arte y la tecnología es cada vez más tenue, prácticamente dirigiéndose hacia una sola cosa. El arte va a ser cada vez más creado, presentado y comercializado utilizando la tecnología.

Con blockchain, el comercio de arte (principalmente digital) va a crecer rápidamente, permitiendo a l@s artistas alcanzar al público global. Ya era hora de golpear un poco las estructuras de ese mundo elitista e inmutable del arte. El mundo del arte ha sido hasta ahora un dinosaurio caduco que se empeña en no cambiar. ¡Es hora de sacudir ese mundo! ¡Y blockchain será el terremoto! Vislumbrar nos llevará a conocer: la tokenización del arte (obras de arte físicas vendidas en fracciones en forma de tokens y directamente de una blockchain); la eliminación de intermediarios; el patrocinio de proyectos artísticos a través de ICOs/RICOs/STOs; el aumento de la liquidez con la apertura a un público global; coleccionables digitales; el uso del token como soporte de arte para la transmisión de ideas; música comercializada vía blockchain; el uso de moneda propia del artista como forma de pago; la recepción de pagos a través de contratos inteligentes, en donde el dinero será dividido y depositado de forma automática en las cuentas de las personas involucradas en un trabajo artístico. Y el vislumbre no para…

Veremos también, con la invención de la blockchain, el surgimiento de la garantía segura de la procedencia y la autenticidad de la obra de arte; el surgimiento de artistas anónim@s en países con dictadura; las plataformas P2P de streaming sin publicidad, con más libertad y pagos más justos; las redes sociales descentralizadas y con más privacidad, en las cuales los artistas reciben dinero por recibir likes, comentarios y que compartan sus posturas; galerías descentralizadas gestionadas por la propia comunidad participante, con visibilidad democrática y basada en la ayuda mutua en que NADA estará vinculado al poder económico; las rifas virtuales de obras de arte… Eso todo es lo que se puede ver y con certeza es sólo una pequeña parte de lo que ya está pasando y va a suceder cada vez más.

Pero como no todo son flores, y teniendo una dosis sabia de escepticismo para no crear ilusiones mentales, es necesario un poco de cautela para no caer en las trampas de quien domina el sistema o de quien quiere aprovecharse de la ruina del sistema actual y continuar con la explotación y el control sobre los artistas. ¡La palabra clave para el criptoartista es AUTONOMÍA! Buscar al máximo la autonomía. Y para conseguir esa tan anhelada autonomía, el criptoartista deberá aprender un mínimo de programación para crear sus propios contratos inteligentes y su propia blockchain, y no caer en el error de vender sus obras de arte en intercambios centralizados, que pretenderán ser las nuevas galerías y casas de subasta del mundo del criptoarte, o sea, serán las nuevas instituciones explotadoras de los artistas. ¡AUTONOMÍA! ¡La autonomía es el grito de orden!

Por otro lado, serán muy bienvenidas las galerías realmente descentralizadas, en las cuales NADA será vinculado al poder económico. Las decisiones serán tomadas por todas las personas participantes de la plataforma, a través de un sistema de discusión intensa seguida de votación vía blockchain, donde el voto de cada persona tendrá el mismo peso. Nadie tendrá más poder político por tener más dinero. El beneficio producido en la plataforma será distribuido de forma igualitaria, sin crear jerarquías y competencia entre las personas de la comunidad. ¡El lema aquí será COOPERACIÓN, AYUDA MUTUA! Una persona ayuda a la otra y la comunidad se fortalece. Como nos enseñó Kropotkin, la ayuda mutua es la principal fuerza para garantizar la supervivencia de un grupo como un todo, y no la competición.

Estas galerías realmente descentralizadas también darán, a través de algoritmos justos, una visibilidad más democrática a las obras de arte de los criptoartistas, no permitiendo la posibilidad de que alguien tenga más visibilidad que otra persona por poseer más dinero para pagar. Siendo así, con el uso de la tecnología y con esa nueva manera de interpretar y actuar sobre la realidad, esas galerías podrán crear una nueva forma de relación de trabajo, en la que la figura del patrón se convertirá en polvo y la cooperación y la ayuda mutua ocuparán el lugar de la competición.

El criptoarte está empezando, todavía es bebé. Los criptoartistas tienen un largo camino por recorrer, creando nuevas formas de arte y nuevos conceptos con creatividad y coraje. Por ejemplo, en el mundo de las criptomonedas, tenemos el whitepaper, artículo que explica un proyecto de criptoeconomía detalladamente. En el mundo de las criptoartes, tendremos el colored paper, artículo que explicará de forma general la idea de un criptoarte. Y nuevos conceptos, nuevas ideas deben surgir… Y, para finalizar, hay que decir: de la misma manera que un criptoanarquista dice «¡que se jodan los bancos!», un criptoartista dirá «¡que se jodan las galerías! ¡Que se jodan las casas de subastas!».