Minar criptomonedas: ¿un filón en decadencia?

Minar criptomonedas: ¿un filón en decadencia?

19 enero, 2018 0 Por Alter Consciens

¿A quién no le habría gustado minar Bitcoin, la primera criptomoneda descentralizada que se lanzó a principios de 2009? Monedas digitales similares se han infiltrado en el mercado mundial desde entonces, incluida una bifurcación de Bitcoin llamada Bitcoin Cash (BCH).

Sí, es verdad, si hubieras comenzado a extraer Bitcoins en 2009, podrías haber ganado millones de dólares en este momento. De igual forma, también hay muchas maneras en las que podrías haber perdido ese dinero.

Y es que hay que tenerlo claro: Bitcoin no es una buena opción hoy en día para los mineros principiantes. Los costes de inversión y mantenimiento, sin hablar de la gran dificultad matemática del proceso, simplemente no lo hacen rentable para el hardware de consumo. En este momento, la minería de Bitcoin está reservada sólo para operaciones a gran escala.  

Litecoin, Dogecoin y Feathercoin, por otro lado, son tres criptomonedas basadas en scrypt que cuentan con la mejor relación de coste-beneficio para principiantes. Con el valor actual de Litecoin, puedes ganar entre 50 centavos y 10 dólares al día usando hardware de minería a nivel de consumidor. Dogecoin y Feathercoin obtendrían un beneficio levemente menor con el mismo hardware, pero cada vez son más populares.

Resulta sorprendente e inimaginable lo que depara la minería. A medida que más personas se unan a la fiebre de las criptomonedas, éstas podrían resultar más difíciles de extraer porque se necesitará hardware más costoso para minar las monedas. Probablemente te verás obligado a invertir mucho si quieres seguir minando esa moneda, o querrás sacar tus ganancias y cambiar a una criptomoneda más fácil.

¿De verdad vale la pena minar criptomonedas?

Sí, si te lo tomas como una afición. Por supuesto, ahora mismo la minería puede generar un mínimo ingreso de quizás un dólar o dos diarios. Y en particular, esas  monedas digitales mencionadas son muy accesibles para que la gente común las explote. A finales de agosto de 2018, Antonio Sánchez, administrador del grupo de Telegram ADA – Cardano Español, afirmaba en el mismo: «he sido minero durante años […] hace un año pagabas un rig en dos meses, ahora en dos años, eso es cierto, pero lo que siempre digo a los que empiezan: tú no minas €/día, estás minando el porcentaje de una moneda X, que hoy vale Y, pero el día de mañana puede valer Z. Imagina que Z en dos años sea un x100, que ya lo hemos visto».

¿Estás pensando en la minería como segundo ingreso?

No te lo recomendamos. Sencillamente porque no es una forma confiable de hacer dinero para la mayoría de las personas. La ganancia de la minería de criptomonedas se vuelve significativa cuando alguien está dispuesto a invertir entre 3.000 y 5.000 $ tan sólo en costes iniciales de hardware, que podrían generar 50 $ diarios.

Otro usuario del grupo de Telegram, LKABSVERIGE, también aportaba su experiencia: «¿Es rentable minar? Sí, rotundamente sí. ¿Es un buen negocio minar? Depende. Económicamente hablando, no es la decisión más inteligente. ¿Por qué sí es rentable minar? Hay multitud de variables a tener en cuenta, pero estas cuatro creo que son las más importantes: el precio de la luz, el coste del Kw/h, la moneda que mines y el tiempo. Todos queremos tener un ROI o retorno de la inversión bajo, de ahí que estas cuatro variables sean fundamentales».

LKABSVERIGE añadía: «allá por el año 2013, cuando aún se podía minar con tarjetas gráficas (¡¡¡qué tiempos!!!), también había gente confundida con esto de la rentabilidad. Datos objetivos, redondeados al alza: un rig de 5 gráficas 5850, precio 1.200 €. Gasto en luz: 120€/mes, sé que es menos, pero bueno, es un poco indiferente. Internet, 30 €/mes. Tiempo minando, 1 mes y medio. Minados 2,29 Bitcoins. Conclusiones: gastados, redondeados al alza, 1.500 €, a día de hoy ya sabemos todos el precio. ¿Es una buena inversión a corto plazo la minería? No. Con esa inversión podría haber comprado muchos más de 2,29 Bitcoins en ese momento. Ahora bien, hay más factores a tener en cuenta. Si minas, el anonimato es total, nadie puede vincular tus ganancias contigo. Si minas, aportas descentralización a la red, creo que eso es algo importante».

Ni los propios mineros se ponen de acuerdo

Sin embargo, Javi, minero de criptomonedas, no opinaba lo mismo: «El problema es que la gente quiere forrarse en tres meses y eso por lo menos ahora va a ser que no. Pero siempre, si destinas un dinero a comprar rigs y minar, pasado un tiempo vas a tener más monedas que si con ese mismo dinero hubieses comprado ese tipo de moneda. Luego está claro que sí es rentable minar. Ahora bien, ¿que no sabes aprovechar cuando el precio de esa moneda está alto para vender? Eso ya es otra cosa. Si no tienes prisa, minando siempre vas a ganar dinero. Es mi humilde opinión, claro, pero es pura matemática. Ejemplo fácil: si con 3.000 € compro 15 monedas y con esos 3.000 € me los gasto en equipo para minar y produzco una moneda al mes, pues a partir de 15 meses seguiré generando monedas que no tendría de haber comprado directamente (y sigue produciendo hasta el fin de los días, jajajaja). Ahí luego también habría que tener en cuenta la electricidad. Sí, vale, pero el concepto es ese: a medio/largo plazo siempre es rentable».

Las expectativas deben ser razonables

Con el objetivo de obtener un segundo ingreso, en general resulta más rentable comprar criptomonedas con dinero en efectivo que extraerlas, y luego guardarlas con la esperanza de que eleven su valor. Pero si realmente el objetivo es ganar unos pocos dólares digitales, entonces sí es posible hacerlo con la minería.

En el mismo grupo, Víctor PirataExt comentaba: «Por eso mismo el año pasado muchos nos tiramos a la minería de cabeza. Con una inversión de 2.400 € en junio del año pasado producías unos 900 $/mes sin descontar gastos. En cuestión de dos meses se conectó tanta gente que el aumento de la dificultad hizo bajar la productividad una barbaridad».

Víctor añadía: «Hubo rotura de stock y serias dificultades para localizar gráficas para la venta (trabajo en el sector y se vendía todo lo que conseguías). Nacieron nuevos asics y todos se caracterizaban por su ROI, el negocio era meterse en el primer pedido. Los famosos D3 (que también tengo) cuando se publicó lo que producían tenían un retroceso de horas. Cuando te llegaban debido a la exageración de máquinas que se vendieron (hablamos de 3 meses después) podrían pasar 2 años para amortizar. Hoy no pagas ni la luz (hablamos de España).
Pasó lo mismo con los A3, que fue una “jugarreta” por parte de Bitmain a los Obelisk de Siacoin (se adelantaron varios meses en sacarlos). Daban 15.000 $/mes, pero en cuestión de días, según se iban conectando, bajaban que daba miedo. Éstos, por suerte, aún cuando daban dinero (yo los amorticé en un mes y medio), los vendí a coste».

Conviene tener en cuenta que los mineros deben mantener los costes de electricidad por kilowatio-hora. Entonces, si tratas de hacerlo, tómatelo como un hobby con un retorno muy pequeño. Y siempre investiga para evitar las estafas.

Un dato: La minería con cuatro tarjetas de vídeo GPU puede generar entre ocho y diez dólares al día, dependiendo de la criptomoneda, o entre 250 y 300 $ al mes.

¿Cómo funciona la minería de criptomonedas?

Cuando un minero extrae monedas scrypt (Litecoin, Dogecoin, Feathercoin, etc.), consigue al mismo tiempo tres cosas:

  1. Proporciona contabilidad a la red de monedas. La minería es esencialmente una contabilidad informática 24/7 llamada «verificación de transacciones».
  2. Recibe una pequeña recompensa por sus servicios de contabilidad.
  3. Amortiza sus costes personales: la electricidad y el hardware.

Diez cosas necesarias para minar criptomonedas

  1. Un monedero de criptomonedas. Es un contenedor protegido por contraseña que almacena sus ganancias y mantiene un registro de transacciones de toda la red.
  2. Un software de minería gratuito.
  3. Apuntarse a un grupo o comunidad de mineros en línea, que combinan sus computadoras para aumentar la rentabilidad.
  4. Darse de alta en un exchange o casa de cambio de divisas, para cambiar criptomonedas por efectivo convencional, y viceversa. Si el objetivo es guardar las monedas a largo plazo, puedes saltarte este paso de momento.
  5. Una conexión a Internet confiable a tiempo completo, de 2 megas por segundo preferiblemente, o más rápida aún.
  6. Ubicar el hardware en un sótano u otro espacio fresco, o con aire acondicionado.
  7. Una computadora de escritorio o un ordenador personalizado para la minería. Una máquina separada es ideal. Consejo: no uses un ordenador portátil, una consola de juegos o un dispositivo móvil para minar. Simplemente no son lo suficientemente efectivos como para generar ingresos.
  8. Una unidad de procesamiento de gráficos (GPU) de ATI o un dispositivo de procesamiento especializado llamado chip ASIC de minería. El coste varía por cada GPU o chip ASIC. Ten en cuenta que la GPU o ASIC será el motor que hará funcionar los servicios de contabilidad y el trabajo de minería.
  9. Ventiladores para generar aire fresco al aparato de minería. El enfriamiento del hardware es fundamental para disipar el calor sustancial que genera la minería.
  10. Curiosidad. Existen continuos cambios tecnológicos y nuevas técnicas para optimizar los resultados de la extracción de monedas. Los mineros exitosos pasan horas estudiando las mejores formas de ajustar y mejorar su rendimiento de extracción de monedas.