La vuelta al mundo con un bitcoin

La vuelta al mundo con un bitcoin

24 abril, 2019 0 Por Igor Domsac

¿Es posible dar la vuelta al mundo con un bitcoin? El 1 de septiembre de 2017, un arquitecto de Portland se planteó viajar con un solo bitcoin durante un año alrededor del mundo. El recorrido le llevó por veinte países, desde China o India hasta Etiopía o Dinamarca. En la aventura coincidió con famosos personajes del mundo crypto, como Vitalik Buterin o John McAfee.

La vuelta al mundo con un bitcoin

A finales de agosto, Rafael Hauxley compró un bitcoin por 4.724 dólares y se propuso recorrer el mundo con él. Posteriormente, publicaría un libro sobre sus aventuras, titulado Carteras robadas y dónde comprarlas, disponible en su versión original en Amazon. También ha elaborado un documental sobre sus viajes, que coincidieron con el auge de Bitcoin y su posterior declive a finales de 2017 y principios de 2018.

«Sé que ha habido otras personas que han viajado y han tratado de vivir sólo de Bitcoin, y encuentran lugares que aceptan la criptomoneda. Sin embargo, me pareció poco realista. Dondequiera que pudiera gastarlo directamente, lo haría. En Hong Kong y Shenzhen, China, eso fue lo más fácil. Encontré lugares como Bionic Brew u hostales que aceptaban criptomonedas, y busqué activamente lugares para gastarlo directamente. La segunda línea de defensa fue el uso de una Visa BitPay, que dejó de funcionar en los primeros meses de uso. La tercera cosa fue usar LocalBitcoins y cambiarlo por dinero fiat local dondequiera que estuviera. Parte de todo este experimento fue probar su volatilidad. Sabía que si viajaba alrededor del mundo con un solo bitcoin, sería un viaje tremendo en términos de drama y aventura, ya que el precio subía y bajaba».

R. R. Huxley

El arquitecto americano dio la vuelta al mundo en aviones, trenes, bicicletas, autobuses, taxis y barcos con un único bitcoin. Cien millones de satoshis. En su travesía visitó numerosos países, incluyendo China, Taiwán, Myanmar, Tailandia, Singapur, Camboya, Malasia, Filipinas, India, Etiopía, Egipto y varios Estados de Europa Occidental, terminando el viaje en Dinamarca un año después.

Bitcoin alcanzó la cumbre y se desplomó

Hauxley experimentó la mayor subida y la caída más vertiginosa de la criptomoneda, que llegó a alcanzar los 20.000 dólares en diciembre para desplomarse progresivamente al poco tiempo.

«Pero como el precio seguía subiendo, me permitía el gusto de comer buenas hamburguesas y cerveza. En ese momento, John McAfee estaba golpeando duro en los medios sociales, diciendo que el Bitcoin subiría a 500.000 dólares por moneda [para el 2020] o de lo contrario se comería su propia polla. Así que, por supuesto, me dije a mí mismo: “Bueno, si está arriesgando las joyas de su familia, debe seguir subiendo”. Y, ciertamente, hubo pensamientos acerca de que esto iba a subir para siempre y yo viajaría durante mucho más de un año con ese bitcoin.

Y luego se derrumbó, y volví a la piratería de viajes que he usado durante toda mi vida, lo que significa hacer couchsurfing, autostop y ese tipo de cosas».

R. R. Huxley

Sin embargo, el declive que experimentó después el mercado de las criptomonedas no supuso la peor experiencia. Cinco días antes de que se cumpliera oficialmente el año de aventuras, el arquitecto sufrió el robo de todas sus pertenencias en el hotel donde se alojaba.

Experiencias inolvidables de la vuelta al mundo

En Bangkok, Hauxley visitó un bar nudista que aceptaba pagos en Bitcoin. Allí, las bailarinas llevaban tatuajes temporales de códigos QR adosados a sus muslos para recibir criptopropinas.

Hauxley también tuvo la oportunidad de conocer a Vitalik Buterin y John McAfee. El encuentro con Buterin le «abrió los ojos al impulso sostenible de Ethereum y de las criptomonedas». Con McAfee, por el contrario, compartió un whisky con coca-cola y estuvieron discutiendo sobre la minería de criptomonedas.

En Filipinas, Hauxley conoció a un pescador que vendía pescado por criptomonedas. Por su parte, en la India, la gente vendía arte por crypto. En Singapur, los trabajadores filipinos utilizaban las criptomonedas para enviar dinero a sus familias. Los camboyanos estaban utilizando Bitcoin para financiar el desarrollo de la vivienda, los locales de Myanmar preferían criptomonedas antes que dinero local debido a la intervención del gobierno en el sistema financiero. Posteriormente, en Suiza conoció a un hombre en apuros que inició una granja minera de criptomonedas y se convirtió en un gran éxito.

Todas estas aventuras pueden leerse en su libro. Además, recientemente ha terminado de editar el documental donde muestra su aventura, Bitcoin around the World.

Criptomonedas y libertad

Hauxley afirma que las criptomonedas liberan a las personas, devolviéndoles el control de sus finanzas. Esto les da libertad para viajar, libertad para moverse de un país a otro, libertad para enviar dinero y libertad para ahorrar dinero sin que el gobierno los detenga. Al mismo tiempo, Hauxley opina que las criptomonedas liberan a la gente laboralmente al abrirla a la esfera criptográfica, pues su potencial de crecimiento resulta similar al de los inicios de Internet.

En su vuelta al mundo, Hauxley conoció a Vitalik Buterin