Dinero fiduciario, dinero digital, moneda virtual y criptomoneda

Dinero fiduciario, dinero digital, moneda virtual y criptomoneda

5 marzo, 2018 0 Por Alter Consciens

No hay duda de que el mundo se está moviendo hacia una existencia «sin efectivo». Casi todo lo que tiene que ver con nuestro dinero se ha desplazado al mundo online. Hoy en día, la mayoría de movimientos económicos constituyen números en un ordenador.

Por ejemplo, ¿sabías que puedes tomar vacaciones de una semana entera en Disneyworld y no necesitas llevar dinero en efectivo, en absoluto? Sí, el lugar más feliz de la Tierra se está alejando del efectivo, y probablemente sea una buena idea creer que ésta es la forma del presente, y no del futuro.

En los últimos tiempos se ha hablado mucho sobre Bitcoin y las criptomonedas. Esto ha generado cierta confusión y que muchas personas tiendan a confundir algunos de los términos.

A continuación, te mostramos algunos conceptos básicos que deberías conocer:

Dinero fiduciario

Es nuestro dinero real, el papel moneda que intercambiamos en las tiendas de comestibles y productos. El valor del dinero fiduciario lo determinan los gobiernos en función de la oferta y la demanda. Así, el valor de ese dinero cambia regularmente.

Para aclarar, cuando las personas solían intercambiar monedas de plata y oro por bienes, las monedas tenían un valor intrínseco basado en el material con el que se fabricaban. Sin embargo, debido a que usamos papel y monedas de mucho menor valor en la actualidad, el valor que el papel representa ha pasado a ser determinado por alguien, incluido el gobierno y la economía.

Un problema importante que enfrenta la moneda fiduciaria es que, a medida que más y más personas se trasladan a una economía digital, el valor del papel moneda fluctúa. Ya hemos visto los impactos de esto en Canadá e India, donde las monedas y billetes de papel están desapareciendo de la circulación. De hecho, ya no se utilizan lo suficiente como para seguir produciéndose de manera masiva.

Dinero digital

El dinero digital constituye la representación digital o electrónica de todo tipo de dinero. En muchas ocasiones, se puede utilizar para realizar pagos por activos y servicios en la vida real. Un ejemplo de este tipo de dinero es el que se almacena en cuentas bancarias, con el que podemos realizar transferencias electrónicas, pagos con tarjetas de débito y crédito.

En el caso de las monedas legales y emitidas por un banco central, podríamos decir que todas tienen una versión digital. Así, el dinero digital en algunos casos puede ser controlado por la organización que regula y distribuye una determinada moneda.

Steam, la plataforma de juegos en línea más popular y ampliamente utilizada en el mundo, usa moneda digital. Sin embargo, comenzó a aceptar criptomonedas en 2010 como una forma de impulsar las ventas.

En pocas palabras, se puede definir como el pago o intercambio de dinero sin una moneda física, como billetes y monedas.

Moneda virtual

Por otra parte, el dinero virtual es lo que existe únicamente en su forma virtual. Es decir, dinero no regulado que generalmente lo emiten y controlan sus desarrolladores. Aunque no lo emita ningún banco central o autoridad pública, es utilizado y aceptado por algunas personas como medio de pago. De igual manera, también se puede almacenar, transferir o intercambiar electrónicamente.

Un claro ejemplo de monedas virtuales son las utilizadas en los videojuegos. Éstas se usan para comprar objetos dentro de un cierto juego o comunidad virtual, pero no tendrán ningún valor en la vida real.

A través de los tokens, se puede negociar dinero real para comprar dinero virtual, y luego pueden hacer compras con la moneda de la plataforma. Una de las monedas virtuales más famosas es e-Gold, que existe desde 1996.

En teoría, las monedas virtuales se consideran dinero digital, ya que no tienen representación física. Sin embargo, no todas las monedas digitales son virtuales.

Ejemplos de moneda virtual

Algunos ejemplos notables de moneda virtual son Pokécoins en el juego Pokémon GO!, créditos de Facebook para publicidad y juegos en la plataforma, o KStars dentro de la aplicación Kardashian Game.

En cada uno de estos ejemplos, la moneda fiduciaria tradicional (en formato digital) debe intercambiarse por la moneda virtual. Lo notable es que se trata de un flujo de una sola dirección. Por ejemplo, no hay un método fácil para cambiar sus Pokécoins a moneda fiduciaria tradicional. Además, un crédito de Facebook no se puede usar para comprar una barra de pan y tampoco se pueden usar KStars para comprar una casa. Por lo tanto, su uso y valor residen dentro de la plataforma en la que se crearon.

Que quede claro: la moneda digital es una representación digital de un activo físico. Por ejemplo, dinero en su billetera de PayPal, en Revolut o en su cuenta en línea de HSBC, la cual usa para comprar algunas KStars.

Criptomoneda

Muchos estarán familiarizados con la primera criptomoneda, Bitcoin, que actualmente cuenta con la mayor capitalización en el mercado. Algunos también pueden estar familiarizados con Ether, Ripple, Litecoin y Ethereum Classic, que son otras criptomonedas con gran popularidad.

La diferencia entre el dinero que se encuentra en su banco y la criptomoneda que compró en línea es que las criptomonedas no están reguladas por los sistemas financieros convencionales. El dinero que cambia de manos en Internet se verifica a través de blockchain. Se trata de un libro digital, y los compradores pueden ver de forma bastante transparente el valor de su moneda y la totalidad de las transacciones realizadas anteriormente.

En los nueve años transcurridos desde el nacimiento del Bitcoin, se han creado más de 1.500 criptomonedas. Además, el conocimiento y uso de éstas ha crecido exponencialmente. Sin embargo, debido a la falta de regulación y enfoque fragmentario de los gobiernos nacionales, las criptomonedas existen actualmente en un vacío entre virtual y digital.

Diferencias y similitudes

En línea, se compara con una moneda virtual, ya que, no está vinculada a un activo fiat subyacente. Sin embargo, al igual que una moneda digital, se puede utilizar para comprar bienes del mundo real, y la cantidad de minoristas y empresas que ahora aceptan Bitcoin está creciendo. A pesar de todo, vale la pena señalar que, cuando se originó, Bitcoin llamó la atención sólo de los geeks de la informática, por lo que podría considerarse moneda virtual. No obstante, en los años transcurridos desde entonces, su aceptación por parte de las principales empresas ha hecho que pase de ser un activo de nicho a una aplicación multiplataforma/mercado cruzada, lo que la lleva al estado de la moneda digital.

Al igual que una moneda virtual, se crea de manera descentralizada y no la controla ningún banco central o gobierno. Sin embargo, al igual que una moneda digital, no se limita a una plataforma o aplicación específica.

Como tal, muchos luchan por definirlo como una moneda virtual o una moneda digital. Sin embargo, a medida que Bitcoin, Ether, Litecoin, etc. comienzan a madurar y establecerse; puede ser el momento de definir las criptomonedas como una clase de activo distinta, en lugar de intentar categorizarlas dentro del marco existente.

dinero fiduciario digital virtual criptomoneda
Colabora con el proyecto
No registration. No subscription. Just one swipe.

¿Te ha parecido útil esta entrada?

¡Haz clic en las estrellas para puntuarla!

Nadie ha votado aún. ¡Sé el primero en hacerlo!

Si te pareció útil la entrada...

¡Síguenos en las redes sociales!

¡Sentimos que el artículo no te resultara útil!

¡Permítenos mejorarla!