Cypherpunks: los guardianes de la privacidad

Cypherpunks: los guardianes de la privacidad

16 octubre, 2019 0 Por Igor Domsac

El martes 15 de octubre tuvo lugar en el bar Dock de Bilbao el meetup «Historia de los orígenes de Bitcoin: Cypherpunks». La presentación corrió a cargo de Alfre Mancera, director de marketing de Bit2me, quien realizó un repaso a los más destacados acontecimientos acaecidos durante la prehistoria del Bitcoin.

Una munición peligrosa

El evento, presentado por Lander Rubio, contó con una veintena de asistentes. Éstos se congregaron en el centro de la ciudad vizcaína para comprender las raíces de esta tecnología, que se remonta a los años 70 del pasado siglo en California. Por aquella época, el uso de criptografía fuerte se consideraba munición peligrosa. Por ello, precisaba la aprobación del Departamento de Estado para abandonar el país.

Desde el lanzamiento de UNIX, el primer sistema operativo multiusuario, en el año 1969, hasta el nacimiento en enero de 2009 del primer cliente de la red Bitcoin, hay muchos hitos y personajes que fueron conformando las herramientas que posibilitaron la invención de las criptomonedas.

En el año 1976, Diffie y Hellman crearon la criptografía de clave asimétrica, y en 1979 Ralph Merkel inventó el famoso árbol de Merkel utilizado para crear hashes criptográficos en la cadena de bloques. Otro de los personajes destacados de aquellos años es David Chaum, inventor del primer dinero en efectivo digital.

Cypherpunks y criptoanarquismo

Destaca a su vez en esta historia el lanzamiento en 1983 del proyecto GNU, que empieza a apostar por el software libre, y la publicación en 1988 del «Manifiesto criptoanarquista», firmado por Timothy C. May, donde ya se vaticinaba lo que sucedería en el mundo digital durante las décadas siguientes.

«Un espectro está surgiendo en el mundo moderno, el espectro de la criptoanarquía. La informática está al borde de proporcionar la capacidad a individuos y grupos de comunicarse e interactuar entre ellos de forma totalmente anónima. Dos personas pueden intercambiar mensajes, hacer negocios y negociar contratos electrónicos, sin saber nunca el Nombre Auténtico, o la identidad legal, de la otra.

Las interacciones sobre las redes serán intrazables, gracias al uso extendido de reenrutado de paquetes encriptados en máquinas a prueba de manipulación que implementen protocolos criptográficos con garantías casi perfectas contra cualquier intento de alteración. Las reputaciones tendrán una importancia crucial, mucho más importante en los tratos que las calificaciones crediticias de hoy en día. Estos progresos alterarán completamente la naturaleza de la regulación del gobierno, la capacidad de gravar y de controlar las interacciones económicas, la capacidad de mantener la información secreta, e incluso alterarán la naturaleza de la confianza y de la reputación».

«Manifiesto criptoanarquista»

Timothy May podía haberse retirado a disfrutar de su fortuna tras trabajar en Intel. Sin embargo, prefirió promover el uso de criptografía fuerte para preservar la privacidad de los individuos en las transferencias de información y valor a través del medio digital.

La prehistoria del Bitcoin

Otros destacados personajes de la prehistoria de Bitcoin fueron Nick Szabo, el primero en desarrollar el concepto de los contratos inteligentes, y Phil Zimmermann, quien en 1991 creó PGP, un software de cifrado, firma y autenticación que le costaría un largo proceso judicial en Estados Unidos por salir del país. Ese mismo año Linus Torvalds lanzó el primer kernel de Linux, y en la Crypto Conference de 1992 se sentarían las bases de la prueba de trabajo (Proof of Work), además de producirse el primer encuentro entre quienes luego serían conocidos como cypherpunks.

En aquellos inicios se encontraban John Gilmore, Eric Hughes, Tim May y Hal Finney. Éstos crearon un remailer anónimo para asegurar la privacidad de sus comunicaciones. La responsable de acuñar el término cypherpunks fue Jude Milhon, también conocida como St. Jude, patrona de los hackers.

Revista Wired cypherpunks
Cypherpunks, en la portada de la revista Wired.

Cypherpunks y privacidad

Como consecuencia, en el año 1993 los cypherpunks salieron en la portada de la revista Wired. Asimismo, Eric Hughes publicaba el famoso «Manifiesto cypherpunk». En él, Hughes plantea la necesidad de garantizar la privacidad para una sociedad abierta en la era electrónica.

«Los cypherpunks programan. Sabemos que alguien tiene que escribir software para defender la privacidad, y puesto que no podemos obtener privacidad hasta que todos la tengamos, vamos a programar. Publicamos nuestro código de manera que nuestros compañeros cypherpunks puedan practicar y jugar con él. Nuestro código es gratis para que todo el mundo pueda usarlo. No nos importa si no apruebas el software que escribimos. Sabemos que el software no puede ser destruido y que un sistema ampliamente disperso no puede cerrarse».

«Un manifiesto cypherpunk».

Posteriormente, Tim May publicaba a su vez en 1994 el Cyphernomicon, y en el año 1996 John Perry Barlow sacaba a la luz la «Declaración de independencia del ciberespacio». Se trata un mensaje claro y directo a los gobiernos del mundo donde se les advierte que no tienen «ningún derecho moral a gobernarnos ni poseéis métodos para hacernos cumplir vuestra ley que debamos temer verdaderamente».

Además, en el 97, Adam Back creaba Hashcash y se lanzaba OpenPGP, y en 1998 Wei Dai sacaba su b-money. Mientras tanto, Nick Szabo hacía lo propio con BitGold. Cryptome.org, Freedom System 2.0 y BitTorrent constituyeron tres de los inventos más destacados a finales del viejo siglo y en los comienzos del nuevo milenio.

Antecedentes de Bitcoin

En 2002 aparecía la red Tor y en 2003 se lanzaba I2P, un software que permite la creación de herramientas y aplicaciones de red con un fuerte anonimato. También surgiría Wikileaks en el año 2006, cuando el Diccionario de Oxford decidió incluir entre sus páginas el término «cypherpunk».

Todos estos antecedentes permitieron el nacimiento de Bitcoin. Su documento técnico se publicaría en diciembre de 2008, echando a andar el 3 de enero de 2009. Y el resto es historia.

Una ronda de preguntas y varias cervezas tras la charla pusieron la guinda a un emotivo encuentro entre freakies del Bitcoin. Un placer poder comentar los entresijos de esta tecnología con auténticos profesionales en la materia. Y es que al final, como reconoce Eneko Astorkiza, «cerramos los bares de Ledesma».

Meetup Cypherpunks
Autor de la fotografía: Eneko Astorkiza.