Criptomonedas: la solución a una deuda mundial insostenible

Criptomonedas: la solución a una deuda mundial insostenible

5 abril, 2019 0 Por Alter Consciens

La burbuja de la deuda mundial asciende en la actualidad a 243 billones de dólares, según un informe publicado esta semana por el Instituto de Finanzas Internacionales. Esa cifra supone que se debe en total casi un cuarto de trillón de dólares. La situación, a todas luces, resulta insostenible.

«La deuda mundial de 250 billones de dólares es tres veces el PIB mundial, un récord histórico. Y si añadimos los pasivos sin financiación y los derivados, el total de deudas y pasivos asciende a más de dos trillones de dólares, lo que equivale a 25 veces el PIB mundial.

Esto no va a terminar bien».

Gold Telegraph

El sistema monetario ha quebrado. La actitud irresponsable de gobiernos y bancos centrales nos ha hecho adictos a la impresión de dinero y la emisión de crédito. Es hora de admitir que necesitamos una alternativa. Frente a esta situación, las criptomonedas ofrecen una solución viable, pues cuentan con un suministro fijo sin posibilidad de control central.

View image on Twitter

«”Sólo” se añadieron 3,3 billones de dólares a la montaña de la deuda mundial el año pasado, lo que eleva el total a más de 243 billones de dólares».

Global Debt Monitor

La bomba de la deuda

Esta cifra récord, tres veces mayor que el valor de todos los productos y servicios del planeta, alcanzó su punto máximo en el primer trimestre de 2018, cuando se situó en 248 billones de dólares. Estados Unidos se encuentra entre los mayores deudores. Como informó CCN, la deuda nacional total de EE UU alcanzó los 22 billones de dólares este año.

View image on Twitter

«En las economías avanzadas, la deuda se situó en 2018 en 176,3 billones de dólares (157,5 billones de euros), un 1,3% más que un año antes, con un incremento interanual del 1,2% de la deuda de los hogares, hasta 34,2 billones de dólares (30,5 billones de euros) y del 1,9% en el caso de las empresas, hasta 42,5 billones de dólares (38 billones de euros), mientras en el sector financiero la deuda sumaba 49,3 billones de dólares (44 billones de euros), un 1% más, y un 0,9% en el sector público, hasta 50,3 billones de dólares (44,9 billones de euros)».

Europa Press

Además, la deuda de las empresas no financieras en EE UU se encuentra ahora cerca de sus máximos anteriores a la crisis de 2008.

«La Reserva Federal de Estados Unidos hizo sonar la alarma cuando inesperadamente decidió no subir los tipos de interés. La señal de la Reserva Federal ha erosionado la confianza de los mercados en la economía más grande del mundo y ha provocado temores de otra recesión. Y cuando una economía gigante como la estadounidense se tambalea, el pánico es inevitable».

Business Insider

El comportamiento clásico de la adicción

En la superficie, el crédito puede ayudar a estimular el crecimiento. Los gobiernos, las empresas y los individuos piden dinero prestado para financiar el desarrollo económico. El problema viene cuando no funciona. Cuando no hay suficiente crecimiento, tomamos más dinero prestado. Como afirma John Mauldin en Forbes:

«Éste es un comportamiento clásico de adicción. Hay que seguir subiendo la dosis para conseguir el mismo nivel de endeudamiento… Los bancos centrales permiten el endeudamiento porque piensan que generará crecimiento económico. A veces lo hace. El problema es que crean deudas sin tener en cuenta cómo se usarán».

John Mauldin
View image on Twitter
Deuda global en 2018.

Una solución mejor al dinero-deuda

El suministro fijo con el que cuentan la mayoría de las criptomonedas constituye un antídoto contra la adicción de los bancos centrales a la impresión de dinero y al fomento de la deuda.

En el caso de la primera criptomoneda, sólo existirán 21 millones de bitcoins. Y se crean de acuerdo con un ciclo de producción estricto, regulado por las matemáticas. La oferta no puede ser manipulada o incrementada según los caprichos de ningún gobierno o banco.

Como explica Erik Vorhees, CEO de ShapeShift, cuando la creciente montaña de la deuda implosione, la gente acudirá en masa a las criptomonedas.

«Cuando ocurra la próxima crisis financiera global, y el mundo se dé cuenta de que las organizaciones con una deuda de 20 billones de dólares no podrán devolverla, y por lo tanto deberán imprimirla en su lugar, y por tanto el dinero fiat esté condenado… Mirad lo que les pasa a las criptomonedas».

Erik Voorhees

«La deuda pública de muchos países representa un riesgo para la estabilidad financiera en el futuro, pero por otro lado abre la puerta para el desarrollo de nuevas opciones de dinero como las criptomonedas».

Octopus Capital

Criptomonedas: ¿una alternativa viable?

Las criptomonedas suponen una alternativa más eficiente al sistema fiat. En nuestro sistema fiduciario, los bancos centrales crean dinero de la nada en un proceso llamado expansión cuantitativa. Es decir, emiten dinero nuevo y lo utilizan para comprar bonos y activos. Esto tiene el efecto de introducir más dinero en el mercado, disminuyendo su poder adquisitivo y fomentando los préstamos de bajo coste.

Y cuando un país utiliza la expansión cuantitativa y las tasas de interés bajas para estimular su economía, otros inevitablemente hacen lo mismo. Esto crea una carrera de fondo donde cada país inunda su economía con dinero barato para seguir siendo competitivo.

La revolución crypto ha comenzado

El resultado es una montaña de deuda insostenible de 243 billones de dólares, algo que la mayoría de la gente ni siquiera sabe que existe. Es hora de instaurar un nuevo sistema. La revolución ha comenzado. Y, en vista del fiasco en la economía mundial, el proceso se está acelerando. Como decía Henry Ford:

«Queda bastante claro que la gente de la nación no entiende nuestro sistema bancario y monetario, porque si lo hicieran, creo que habría una revolución antes de mañana por la mañana».

Henry Ford

Y no sólo el pueblo lo desconoce: también muchos economistas viven ajenos a esta situación. Como afirmaba José Carlos Díez en un artículo de opinión publicado en El País:

«Me extrañó que nadie mencionara que tras una crisis de deuda, la deuda mundial supere la de 2007. Que tras una crisis de inflación de activos, las Bolsas de EE UU estén más sobrevaloradas que en 2007. Y que tras una crisis por excesos financieros, las emisiones de bonos sintéticos CDO superaran el pasado año sus máximos anteriores a la crisis. Los economistas tenemos un profundo desconocimiento del fenómeno financiero, algo que no ha cambiado diez años después de la peor crisis financiera en 80 años».

José Carlos Díez

En definitiva, la deuda mundial supone una creciente burbuja y, antes o después, va a estallar. Y, cuando esto suceda, el mejor refugio de valor lo encontraremos en las criptomonedas. ¡Bienvenidos a la nueva actualización del sistema!