Criptomonedas: la nueva actualización del sistema

Criptomonedas: la nueva actualización del sistema

28 mayo, 2019 0 Por Igor Domsac

La nueva actualización del sistema proporcionada por las criptomonedas nos deparará en los próximos años profundos cambios en la estructura de nuestras sociedades.

«En calidad de primera forma de dinero digital, la primera propuesta de valor de Bitcoin y la más importante es la de ofrecer a cualquier persona en el mundo acceso a una base monetaria soberana. Todo aquel que posee Bitcoin alcanza un grado de libertad económica imposible de conseguir antes de su invención. Los usuarios de dicha red pueden enviar grandes cantidades de valor por todo el planeta sin tener que pedir permiso a nadie.

El valor de Bitcoin no depende de nada físico presente en ningún punto del globo, y por lo tanto no es posible obstaculizarlo, destruirlo o confiscarlo por completo por ninguna de las fuerzas físicas del mundo de la política o de la delincuencia».

Saifedean Ammous

Bitcoin ha ganado la carrera, y ahora nadie quiere quedarse fuera. Al ser fundamentalmente una alternativa a la industria bancaria corrupta y fallida, cuyo principal motor es la creación de dinero, nada podrá detenerlo.

Actualización del sistema

El mundo se prepara para la mudanza del fiat a las criptomonedas. Hemos alcanzado el punto de no retorno. Formateamos el sistema. Bitcoin, que ya se ha recuperado más de un 300% desde sus mínimos recientes, ya se puede enviar por WhatsApp y usarse para pagar las facturas del móvil en AT&T.

Además, Fidelity Investments anunció que comprará y venderá Bitcoin para clientes institucionales en unas pocas semanas. Por su parte, TD Ameritrade está probando el comercio criptográfico con su socio ErisX para abrirlo a sus clientes minoristas. Y Etrade también está a punto de lanzar el comercio en criptomonedas para sus millones de clientes.

Asimismo, Bakkt adquirió un custodio de crypto y se asoció con BNY Mellon para obtener soluciones de almacenamiento compatibles. En el lado empresarial, estamos viendo a las principales corporaciones tecnológicas involucrarse también en monedas digitales: Facebook anunció el Proyecto Libra, su red de pagos basada en criptomonedas, y Samsung está desarrollando una red de cadenas de bloques en Ethereum.

Estos catalizadores nos llevarán desde la fase de adopción temprana en criptomonedas hasta la adopción generalizada. Es un buen momento para estar acumulando dinero de calidad e irnos deshaciendo de las antiguas monedas inflacionistas.

Transformación de las antiguas estructuras

Bitcoin y las criptomonedas suponen a la vez el ataque más directo contra el Estado (lo único que necesariamente reducirá los imperios) y el más indirecto. No en vano, es la solución para que la sociedad civilizada salga de la pirámide de la coerción sin un solo disparo. El movimiento de descentralización económica avanza cada vez más rápido, y ya no se puede parar.

Durante los últimos diez años, hemos elaborado, implementado y perfeccionado una nueva actualización del sistema económico que resulta más eficiente, transparente y segura que el modelo anterior de creación ilimitada de dinero por parte de las élites. Ahora cualquier persona puede, desde su casa y en cuestión de minutos, crear una nueva moneda o incluso un mercado de valores. El salto evolutivo resulta tremendo, y cambiará profundamente las relaciones de poder a lo largo y ancho del planeta.

Una nueva forma de vida

En definitiva, Bitcoin, y sus múltiples variantes y derivaciones, constituyen una nueva forma de vida, imposible de matar. La nueva actualización del sistema ha llegado para quedarse, más allá de lo que decida la élite mundial.

«Bitcoin es el primer ejemplo de una nueva forma de vida. Vive y respira en Internet. Vive porque puede pagarle a la gente para mantenerlo vivo. Vive porque realiza un servicio por el que le pagará la gente. Vive porque cualquiera, en cualquier lugar, puede ejecutar una copia de su código. Vive porque todas las copias en ejecución están constantemente hablando entre sí. Vive porque si una copia está corrompida se descarta, de forma rápida y sin ningún tipo de problema. Vive porque es radicalmente transparente: cualquiera puede ver su código y ver con precisión lo que hace. 
No puede ser cambiado. No se puede discutir. No se puede falsificar. No se puede corromper. No se puede detener. Ni siquiera se puede interrumpir.

Si una guerra nuclear destruyera la mitad de nuestro planeta, continuaría viviendo incorrupto. Continuaría ofreciendo sus servicios. Seguiría pagando a las personas por mantenerlo con vida.

La única manera de apagarlo es destruir todos los servidores que lo hospedan. Lo cual es difícil, porque muchos servidores lo alojan, en muchos países, y mucha gente quiere usarlo.

Siendo realistas, la única forma de aniquilarlo es hacer que el servicio que ofrece sea tan inútil y obsoleto que nadie quiera utilizarlo. Tan obsoleto que nadie quiera pagar por ello, que nadie quiera albergarlo. Entonces no tendrá dinero para pagarle a nadie. Entonces morirá de hambre.

Pero, mientras haya personas que quieran usarlo, será muy difícil matarlo, corromperlo, detenerlo o interrumpirlo».

Ralph Merkle