El futuro será tokenizado: criptomonedas, psicodélicos y riqueza individual

El futuro será tokenizado: criptomonedas, psicodélicos y riqueza individual

Opinión
15 diciembre, 2018 por Igor Domsac
237
Las criptomonedas, al igual que los psicodélicos, constituyen poderosas herramientas para garantizar la libertad individual de todos los ciudadanos y que puedan emanciparse de la depredación del Estado.
8730938597_b7a4180870_h

«El culto del Estado es el culto de la fuerza. No hay amenaza más peligrosa para la civilización que un gobierno de incompetentes, corruptos u hombres viles. Los peores males que la humanidad haya tenido que soportar fueron infligidos por los malos gobiernos».

Ludwig von Mises

Cuando unos órganos centralizados crean a voluntad y extraen, de manera impuesta, el dinero de los ciudadanos para que unos pocos decidan cómo gestionarlo, durante cuatro años, el fraude resulta inmediato. Las estructuras piramidales sólo sobreviven un rato, pero resultan insostenibles a largo plazo, y ya nos sale demasiado caro seguir alimentando a esos monstruos recaudadores de tasas y represores de libertades que llamamos Estados, que para colmo perpetúan nuestra condición de esclavos.

No hay tiempo que perder: tendremos que deconstruirlos y desmontarlos, poco a poco, desde todos los ámbitos, de manera progresiva pero decidida, y en ese inevitable proceso jugarán un papel determinante los tokens y criptodivisas. Al resquebrajarse desde la base el monopolio del dinero, ha comenzado a deshincharse el imperio, pues ya podemos financiar de manera distribuida nuestros proyectos, sin necesidad de depender de improductivos órganos de gobierno que parasiten para ellos las plusvalías de nuestro esfuerzo.

En la actualidad existen más de dos mil criptomonedas y tokens, de las más variopintas características, que aportan a los usuarios diversas utilidades, como la posibilidad de participar en la gobernanza de sus propias plataformas distribuidas. En el nuevo Internet, nada ni nadie podrá evitar que se produzca cualquier tipo de transacción entre iguales. Sin fronteras. Sin intermediarios. Sin censura. Sin mayor límite que los que marquen nuestra imaginación, el sentido común y las leyes naturales.

Muchas criptomonedas se quedarán en el camino, y muchas otras nacerán, creando complejas estructuras de valor y nuevos mercados donde intercambiar voluntariamente y en libertad todo tipo de mercancías, más allá de lo que dicte una legalidad que se ha distanciado de su raíz natural, declarándole la guerra a sus legítimos habitantes y a sus plantas maestras, prohibiendo medicinas que curan para vender medicamentos patentados que sólo cronifican la enfermedad.

Una depresión severa puede sanarse con una sesión profunda de psilocibina, con dosis altas de ketamina, una terapia con MDMA, o con una buena ceremonia de ayahuasca. Las sustancias psicodélicas constituyen unas herramientas increíblemente poderosas y con un enorme potencial terapéutico en el ámbito de la psicoterapia. Pero nos dicen que no, que eso está prohibido, y que será mejor poner parches, ocultar los síntomas, mantener al paciente en estado vegetativo, a base de calmantes y antidepresivos. ¡Basta ya de juzgar los hábitos del vecino y entrometernos en la vida privada de los individuos!

El futuro será una jungla de omnipresentes y muy variados tokens criptográficos que se podrán intercambiar entre ellos de manera atómica, y anónima, para pagar todo tipo de productos y servicios. Y quienes traten de impedirlo sólo estarán sembrando en terreno baldío, acelerando su propio suicidio. Ha llegado el final del camino, vayan ocupando su sitio en los nuevos escenarios que nos plantea el destino. ¡Bienvenidos a la gran fiesta de crypto!

«No más partidos, no más autoridad, libertad absoluta del hombre y del ciudadano: esta es mi profesión de fe social y política».

Pierre Joseph Proudhon





Add a comment

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.