Criptomonedas y tradiciones navideñas

Criptomonedas y tradiciones navideñas

Adopción Opinión
18 diciembre, 2018 por Igor Domsac
266
¿Qué nuevas tradiciones navideñas instaurarán las criptomonedas? ¿Hablaremos este año de Bitcoin en Nochevieja?
christmas-dinner

El año pasado, Bitcoin y las criptomonedas fueron con probabilidad uno de los temas más comentados durante las cenas de Navidad en familia en buena parte de la geografía mundial. Nadie podía dejar pasar la meteórica explosión que sufrió durante 2017 el precio de Bitcoin, que llegó a rozar los 20.000 $ por unidad, cayendo durante prácticamente todo el 2018 hasta niveles nuevamente asequibles.

¿Tendremos que escondernos este año bajo la mesa quienes en la anterior vuelta al sol alabábamos las virtudes de tan valiosas herramientas? ¿Habremos de agachar las orejas? ¿Inclinar el cogote y disponernos a recibir collejas?

¿O podemos llegar a la cena elevando la cabeza, con la sospecha certera de que protagonizamos una larga carrera que no ha hecho más que empezar? ¿Se hablará de este prolongado invierno de las criptomonedas en Nochebuena? ¿Tal vez en la cena de empresa? ¿O en la comida de Navidad? ¿Será el asunto a tratar antes de las uvas en los banquetes de Nochevieja?

Desplome de precios

Sea como fuera, quien comprara el año pasado por estas fechas, y haya visto volar hasta un 90% el valor en euros de sus inversiones, no tendrá precisamente muchas ganas de tirar cohetes. Eso sí: aquí, mientras no vendes, no pierdes, y esto ya ha ocurrido otras veces. Se trata de ser pacientes. Y, sobre todo, podemos ir dejando de traducir nuestras criptos a fiat y comenzar a medir el valor en satoshis, como ya se hace, de hecho, con las altcoins. Y adoptarlas, usarlas, compartirlas, regalarlas y expandir el conocimiento, sin perder el tiempo, con pausas pero con prisa, pues la libertad se encuentra en juego. Se lo debemos a nuestros ancestros y se lo debemos, ante todo, a nuestros nietos.

Ya me imagino las conversaciones: «¿Lo ves? Era una burbuja, te lo advertimos». «Sí, una de tantas en el camino, y que estallara es lo mejor que podía haber ocurrido, para frenar el fervor especulativo y que podamos centrarnos en perfeccionar las herramientas y desarrollar aplicaciones y dispositivos que faciliten la transición al nuevo sistema». «Eso es dinero virtual, no hay nada que lo soporte». «¿Ah, sí? Y, entonces, ¿qué hacen tomando posiciones las grandes instituciones?».

En efecto, el asunto cuenta con todos los ingredientes para volver a ser la comidilla en el seno de muchas familias. Eduquemos a nuestros allegados y no olvidemos que por detrás de los precios hay mucha miga y numerosos proyectos de gran valía. Tal vez de aquí a unos años las cenas en familia puedan alcanzar el nivel de esta iniciativa:

La prueba de claves (Proof of Keys)

Desde luego, el 3 de enero dará que hablar. Ese día todos los poseedores de Bitcoin están llamados a retirar a la vez sus bitcoins de las casas de cambio. El acto, propuesto por Trace Mayer, pretende convertirse en tradición para evitar que estas compañías se transformen en bancos. El objetivo de la convocatoria es declarar la soberanía monetaria y para ello se invita a los bitcoiners a transferir todos sus fondos en Bitcoin, que se encuentren custodiados por terceros, a carteras en las que tengan las claves privadas bajo control personal.

Y no sólo con Bitcoin: hagámoslo con todas las criptomonedas. El 3 de enero, gracias a la Proof of Keys, los usuarios seremos reyes por un día, al recuperar de forma masiva nuestra soberanía. Y recordar siempre que, sin las claves privadas, no tenemos nada. Ya aprendimos por las malas esa lección, y no queremos que se repita lo que pasó en MtGox.

Volumen falso en las casas de cambio

Un informe del Instituto de Transparencia Blockchain señala que entre las veinticinco principales casas de cambio listadas en CoinMarketCap, sólo dos no participan activamente en el comercio de lavado (creando un volumen falso con el propósito de parecer más dominantes). Las otras veintitrés falsean todas más del 70% de su «volumen de operaciones», y doce de ellas mienten en un 99%.




Y, si faltan a la verdad en el volumen, ¿quién nos asegura que disponen en realidad de las criptomonedas que venden, o por el contrario están creando una reserva fraccionaria, manteniendo sólo una porción de los depósitos de sus clientes? El 3 de enero lo comprobaremos. José Antonio Bravo, economista y asesor fiscal especializado en criptomonedas, reconoce: «La verdad es que los exchanges y los custodios pueden crear si quieren bitcoins fraccionarios».

Lorenzo Moreno, desarrollador blockchain, Tech Architect Lead en Blockchain Open Lab, con precisión, puntualiza que «eso no es un problema de Bitcoin, sino del tercero, como ha pasado siempre».

Poco a poco, aprendemos y nos superamos a base de detectar y solventar los errores cometidos con anterioridad. «Lo grave del sistema de coeficiente de caja que hay en fiat es que el dinero creado a base de deuda tiene intereses, y se necesita crear más masa monetaria para poder pagar los intereses que genera la propia deuda», añade Lorenzo.

«Pronto, los inversores se verán obligados a conciliar una expansión masiva de la deuda y la caída de la productividad y el crecimiento con una serie de crisis potencialmente disruptivas: el advenimiento de la guerra cibernética patrocinada por el gobierno, seguida por el colapso del sistema monetario global basado en el dólar. Mientras que la última crisis desencadenó devaluaciones masivas en los mercados de bienes raíces y valores, el próximo desplome será el resultado de una triple burbuja en acciones, bienes raíces y bonos a medida que los inversores se retiren de los activos tradicionales en favor de la seguridad del oro, la plata y —tal vez— las criptomonedas como Bitcoin».

Tyler Durden

Cambio de paradigma

En definitiva, asistimos al nacimiento de una nueva economía. «Es un cambio de paradigma. Supongo que con el tiempo la gente dejará de confiar en los bancos y tendrá mayor control sobre su dinero. Igual que a partir de la Ilustración las personas fueron poco a poco mejorando su nivel educativo y dejando de confiar en los que sabían leer y escribir, en un futuro la gente mejorará su nivel de educación económica y tecnológica y dejará de confiar en los economistas áureos y en los tecnólogos mágicos», concluye Bravo.

Hablemos o no de criptomonedas en las cenas navideñas, ¡que tengamos todos, y todas, felices fiestas! Y que el 2019 sea próspero en avances y proyectos que revaloricen la inversión de quienes apuestan por este fascinante universo!

Add a comment

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.